sábado

Amor, amor...¿hay algo que no sea el amor?

Parece que no hay otra cosa que el amor. Parece que este amor en la cumbre, tiene siempre edad para la pasión, para la épica. El amor tiene una dimensión colosal, es más grande que las catedrales, que la Tierra y que el Sol y siempre tiene sexo, y una sexualidad genital cuya sola imaginación hace que me maree.
El amor y el erotismo van de la mano, de juerga por la realidad: son los más populares del instituto, de la oficina y de la degustación. Protagonista en todos los saraos. Aquello donde todo desemboca. Una pura maravilla.

Y yo me pregunto: ¿no hay otra cosa?, por favor:  ¿no hay otra cosa que el amor?

No. No es solo el amor lo que nos conmueve, lo que alimenta nuestra curiosidad. No es  necesariamente amor lo que nos acerca a los semejantes y nos empuja a escucharlos. No es siempre el amor lo que nos conecta, no pedimos justicia y dignidad por amor. No dibujo por amor. Ni escribo por amor. Ni es el amor lo que me mueve el cuerpo en todas las direcciones cuando miro a algunas personas, huelo a otras, toco a alguien , escucho lo que me dicen... No es amor lo que me vuelve el cuerpo del revés cuando leo algunas cosas que otras personas escriben.  No es el amor lo que hace que enardezca, unas veces para bien y otras veces para mal.  El amor no me hace bailar si pienso en él. El amor no lo es todo en la vida. Amor, amor, amor... Como si todos nuestros comportamientos positivos, cohesivos, colaborativos, curiosos, amables, cariñosos, cuidadosos, interesados, desprendidos, manifiestos, ocultos...tuvieran que pasar por el filtro del amor, disfrazarse de amor, exudar amor, invocar al amor.  Como si todas nuestras experiencias voluptuosas, eróticas, festivas, melancólicas, deceptivas, embriagadoras, dolorosas... tuvieran que estar encadenadas al amor.

¡ Estoy harta de tanto amor ! Quiero ser libre del amor. Liberarme del amor. Quiero alfabetizar mi existencia sentimental, que es enorme, rica, plena, llena de vida como un fondo marino. Alfabetizar me vida sentimental, la de mis sentimientos, y sacarla de ese "amor en reducción de pasiones", esa especie de salsa maravillosa que queremos echarle a todo, que vale para condimentar cualquier cosa y que así todo sepa a lo mismo: ¿a amor?

Hay muchas cosas maravillosas que no son amor, ni se fundan en el amor, ni se sujetan en el amor. Ni tienen nada que ver con el amor. No son amor, ni falta que les hace. Cosas que nos unen, cosas que nos acercan, transmisiones ocultas que no sabemos discernir como llegan hasta nosotros en formas tan humanas que ni podemos olfatearlas. Entre nosotros hay figuras, recuerdos comunes, sonidos  que solo nos conmueven si vienen de otra voz humana y no necesitan tener significado. Nos unen corrientes complejas, intraducibles. Imágenes. Las imágenes nos acercan y nos separan. Las imágenes velan y desvelan al mismo tiempo. Hay barruntos que solo se dan en presencia de algunas personas. Hay personas desconocidas y presentidas...

Las relaciones humanas se abisman en la oscura profundidad inaccesible de su naturaleza.  Y allí, en  esa calma perturbadora me pregunto ¿qué es, que no es amor? Y dibujo mis mapas.

Dibujo mi oscuridad



Dibujo mi oscuridad y esto es lo que más me gusta hacer. Mapas de mi oscuridad.

No es una casualidad que esté siendo cercada por ideas, formas de trabajar e intereses, que me ciernen cada vez de forma más certera y segura. Como un bonito vestido ajustado y cómodo, como un cinturón que sujeta sin apretar. Algo que se va haciendo a mi medida, algo de lo que me  rodeo desde hace tiempo, con unas sastras misteriosas, invisibles, que toman medidas, cosen, desechan, cambian, cortan, añaden, quitan... Las hadas de mis decisiones, mis monstruos custodios, reflexiones elevadas, banalidades y tonterías: todos mis personajes reunidos en este trabajo que permanece para mí en la oscuridad, inaccesible a mi: no veo su creación, esa creación que me viste. No la veo. No veo sino fragmentos, fragmentos en forma de coincidencias pertinaces,  de sincronicidades, serendipias...

La semana que viene comienzo una actividad con un grupo de mujeres en Zubietxe. Este taller se llama: " Imágenes de las mujeres contemporáneas: Bitácora para orientarse en un mar de tópicos". Por otro lado trabajo en un proyecto de Mabi Revuelta para Consonni en el que mi labor consiste en elaborar una cartografía de un lugar imaginario a partir de decenas y decenas de datos aportados por personas que han viajado a ese lugar, idea, sueño, sensación... Frases extraídas de sus particulares bitácoras imaginarias.

Ha sido investigando, documentándome, revolviendo en cartografías, mapas geográficos, imaginarios, mapas sociales... cotejando todo esto con mis trabajos, con mi forma de hacer... cuando he hecho el siguiente descubrimiento. Y digo bien, algo he descubierto, algo ha sido desvelado, ha salido de la oscuridad.
Y ha sido dando vueltas a este  ¿cómo?, que el espejo imaginario que a todas las persona nos acompaña, ha hecho eso que tan pocas veces suele:  ha contestado. Su frase ha sido: ¿y tú me lo preguntas?.
Es tan acertado eso de que  solemos tener las cosas tan delante, suelen ser tan obvias que no las vemos, se vuelven opacas y nuestra preguntas desesperadas sobre ellas nos devoran.  Cosas que nos son tan constituyentes, tan radicales, tan originarias que se nos vuelven oscuras.

Y en este ultimo brillo fulgurante  de otro fragmento de mi reflejo -ese que soy incapaz de ver, solo en cachitos, esos que nunca reúno por... no sé por qué motivo,  también  eso se me oculta-  en ese pequeño resquicio de reflejos, me he visto, fugazmente, como se ve algo que pasa por entre bambalinas durante una obra de teatro.
Miro al fragmento de espejo que brilla y veo mapas: mapas y bitácoras. Mapas y bitácoras de todo tipo. Me alegra, me conmueve y me asusta profundamente sentir ese "clic" de sentido en todas las lógicas de mi cuerpo.
Claro está y yo nunca lo vi: alguien que quería ser astronauta para viajar a la profundidad oscura del cosmos; alguien que después quiso ser oceanógrafa para viajar a las profundidades oscuras del abismo marino; alguien que después quiso ser arqueóloga para rebuscar en las oscuridades del tiempo... ese alguien ¿qué cosa buscaría y  necesitaría con avidez perentoria? y ¿que produciría constantemente, con febril inconsciencia, con ansiedad imparable, en cantidades para dar y regalar, sin otro interés que seguir y seguir?
Mapas, cartografías.
En la misma etimología de la palabra "cartografía" conviven todos los parientes sobre los que me preguntaba, sobre los que llevo años preguntándome.
Me preguntaba como quien se pregunta sobre el dedo que apunta a  la luna: ¿serán mis trabajos algo relacionado con  las cartas, tienen algo de cartas?, y pensaba en cartas de las que se envían en el correo. Pensaba y me preguntaba sobre la vinculación entre el dibujo y el texto y  por el camino he encontrado varios argumentos interesantes y parcialmente ciertos. Parcialmente.
Me he devanado los sesos pensando e intentando averiguar -incluyendo métodos esotéricos de averiguación- de donde me venía esa "manía" de desplegar... Mis trabajos siempre han tenido esa tendencia a plegarse y desplegarse...y quisieron desplegarse con tanta fuerza que se convirtieron en papercuts...querían desplegarse incluso fuera de sí mismos. (Es importante desmentir el "si mismo").
Me he preguntado hasta el dolor: ¿qué estoy haciendo? Y he esperado que la respuesta tuviera la forma de un hilo argumental de sentido: una idea cerrada, mientras me angustiaba  viajando a la velocidad del sonido por experiencias formales matizadamente distintas sin que ninguna de ellas me resultara definitiva.  Y siempre con esa zozobra de no pertenecer del todo a ningún lugar, a ninguna idea, a nadie... siempre en movimiento de aquí para allá, siempre en  nómada disensión.
Y esas cajas desplegadas sobre las que me preguntaba con patetismo una y otra vez ¿por qué me interesan las cajas?. Desplegándolas dibujaba plantas de casas sobre sus divisiones, pero pensaba en personas, personas-caja, cajas-mapa... La etimología de la palabra" bítácora" en castellano alude a un habitáculo donde se guardaba lo que en inglés se llama "log book", en castellano: "libro de bitácora".  Todos mis cuadernos...llenos de palabras dibujadas y dibujos escritos como palabras.
Ese ejercicio de escritura dibujada y de dibujo como caligrafía que entrené durante años, aprendiendo a respirar en los trazos de las curvas, de las rectas, aprendiendo a respirar como quien aprende a respirar para meditar, como quien entrena la respiración para bucear. Respirando y trazando con los ojos cerrados, en la oscuridad, trazando y respirando en la oscuridad. Madejando la oscuridad, ovillando esos hilos negros. Respirando otra vez en cada trazo, en cada curva, dibujando aquel mismo ejercicio con los ojos abiertos. sin darme cuenta de que no había significado otro que aquél, y que aquello -esto- es lo que hago: mapas.
Dibujo mi oscuridad y esto es lo que mas me gusta hacer. Y  a mayor profundidad mi oscuridad se convierte en otras oscuridades y se multiplica y se conecta con otras... y así hacia una oscuridad que es la más densa y común de todas...












jueves

Cuando me pongo a dibujar, a inventar...y creo que creo cosas... (fantasía sobre arte y neuroplasticidad)

Parece que mi estado natural fuera el estado de creación, el estado creativo.
Cuando estoy creando necesariamente he de olvidarme  de esto que se llama "yo misma" y que es un invento cultural reciente. Estoy tan envuelta, tan involucrada y absorta en lo que estoy haciendo que una de las experiencias colaterales de este placer es una especie de enamoramiento, me enamoro : no sé lo que estoy haciendo, no sé lo que es pero me encanta... Hay una aparente irracionalidad en esto, una suspensión de las maneras cartesianas. Creo pensar con todo el cuerpo y así es.
Puede producirse una sensación de ligereza, gusto, a veces alegría y con frecuencia euforia.
Tan envuelta estoy que el espacio y el tiempo desaparecen: no hay objeto, no hay tiempo, no hay cuerpo y - paradoja - no hay otra cosa que estos tres. Se borran y desaparecen para mi conciencia.
Este es mi estado natural  cuando disfruto  y pongo en juego casi todo lo que soy.
En suspensión: prejuicios, expectativas e imágenes propias fijas, congeladas, coaguladas y demandantes como clichés. Cuando todo esto entra en crisis, accedo a un estado natural de creación.
Los efectos biológicos son inmediatos: los revestimientos glandulares que se activan para la supervivencia, se activan, activando a su vez el ritmo cardíaco, lo que me produce una activación del riego sanguíneo, algo que suelo interpretar como: bienestar, relajación tonificante, despertar, e incluso: iluminación.  El peso sobre mi respiración se alivia, la suspensión de las ideas coercitivas produce una sensación de inspiración, me siento inspirada, amplia...y como esa idea de "mi misma" ha sido suspendida, me siento generosa porque hay menos "yo" y más espacio para lo otro.  Entonces  creo que se ponen en marcha todas mis funciones relacionales en sus formas positivas, cohesivas: me vuelvo más amable, compasiva, comprensiva, cuidadosa y sensible. Esto es porque estoy disfrutando, gozando de algo que parece mi función humana más natural, más salvaje, poniendo en segundo término las convenciones culturales, aunque respetándolas, envuelta en ellas como si fueran un finísimo y transparente celofán. Las convenciones culturales y los lugares tópicos, no me conectan  con esa  humanidad radical,  ni con la de las demás personas.
Es la experiencia de crear la que abre la posibilidad, un hueco que permanece abierto y mi naturaleza fluye por él, un flujo continuo que ya no puedo interrumpir. Solo hacerle sitio, cauce, satisfacción.  Dejo  de repetir las mismas acciones. los circuitos inerciales se rompen, dejo de "pensar en una caja". Romper esta inercia significa obligar a mi cerebro a organizar secuencias nuevas, nuevas combinaciones y nuevos patrones. Rupturas lingüisticas se suceden y a menudo me río con esta especie de improvisaciones poéticas espontáneas. Todas las experiencias novedosas que pueda añadir, toda variación colaborará como nuevos materiales que ayudará a mi cerebro a trabajar de formas distintas y novedosas, y siempre que el cerebro funciona de formas distintas, mi cuerpo y mi pensamiento se ve forzado a hacerlo también. Así voy conquistando terrenos de existencia, de disfrute, que es lo mismo que decir que puedo comprender asuntos que hasta entonces me resultaban inaccesibles...Y quizá todo esto ocurra en un dibujo, en un ratito.

sábado

Corrupción, estafas, negocios sucios, abusos, arbitrariedades, blanqueo de capitales...también en el arte.

No solo es que no nos íbamos a librar, es que el negocio del arte es campo abonado para sucesos de esta índole. Seguramente cómo otros lugares culturales, pero la labilidad de los mercados artísticos, la arbitrariedad de su funcionamiento y las cantidades que se mueven a su alrededor (que seguramente serán inferiores a otro tipo de negocios como el  fútbol, por ejemplo), escandalizan. Y a las personas que amamos la práctica artística nos duele. 
Es un lugar enormemente complicado, donde la complejidad se enzarza en confusión si se juega con filias y fobias entre estilos, tendencias, propuestas...etc. A veces es difícil mantener la inteligencia al avanzar entre estos zarzales.


Pensando sobre estos temas, una amiga artista  me recomienda varios libros:

A. C: DANTO: “La Transfiguración del lugar común”, Paidós, Barcelona, 2002.


R. L. TAYLOR: “Art, an enemy of the people”, Harvester Press, London, 1978

.
L. SHINNER: “La invención del arte”, Paidós, Barcelona, 2004.


G. DICKIE: “El círculo del arte. Una teoría del arte”, Paidós, Barcelona, 2005.


También es muy interesante el documental
 "La gran burbuja del arte contemporáneo"


Y entre sus recomendaciones:
"The Gerrilla Girls Art Museum Activity Book"  

El libro se inicia con las siguientes palabras:


Rich people have always had a lot of stuff. A few centuries ago, they ran out of room in their palaces and churches, so they started art museums. The Guerrilla Girls love museums and all the art in them, but we worry about them, too. Why do they raise hundreds of millions for new buildings, then complain that they don’t have enough money to buy art? Why do they blow a fortune on a single painting by a white male genius when they could acquire hundreds of great works by women and people of color instead? Why do museum store execs get paid more than curators? 


" Los ricos siempre han tenido un montón de cosas. Hace algunos siglos, se quedaron sin espacio en sus palacios e iglesias, y crearon los museos de arte. ¿Por qué se gastan millones para los nuevos edificios, y luego se quejan de que no tienen suficiente dinero para comprar arte? ¿Por qué invierten una fortuna en un solo cuadro de un genio hombre blanco, cuando podrían adquirir cientos de grandes obras de las mujeres y las personas de color en su lugar? ¿Por qué los que llevan la tienda del museo cobran más que los/as curadores?..."


A mí, estas líneas me parecen fundamentales, entre otras que podrían escribirse. Quizá el corazón del problema ande por ahí cerca.


Otro libro que he localizado y que aún no he leído, pero lo haré:


Don Thomson: "El tiburón de 12 millones de dólares", Editorial Ariel, 2009


Esta es la reseña:


"Un banquero multimillonario invierte 12 millones de dólares por el cadáver de un tiburón descomponiéndose dentro de una tinaja. Un lienzo lleno de gotas de colores se vende por 140 millones de dólares. Una chaqueta de cuero abandonada en una esquina se subasta por la suma de 690.000 dólares. Si el negocio del arte moderno es serio, ¿por qué parece una broma? En este recorrido ameno y fascinante por las casas de subastas, las galerías y el mundo de los coleccionistas, Don Thomson desvela los secretos económicos y las estrategias de marketing que impulsa al mercado a producir los precios astronómicos a los que se cotizan las obras de los grandes artistas, desde Baquiat a Koons, Tàpies o Jasper Johns. Thompson nos acerca a la psicología y los intereses que mueven el mercado del arte para recordarnos que en el arte contemporáneo, como en tantos otros campos, la línea que separa la cultura y el negocio es difusa pero clara."


He estado leyendo estos días algunos artículos de prensa relacionados con el tema.

"El arte contemporáneo alcanza cifras récord en las subastas de EEUU"
En este artículo  hay un par de cuestiones interesantes:
Los ricos prefieren gastar mucho en arte porque son objetos tangibles (no como las acciones y los productos financieros) y porque es un mercado mas estable. Y compran arte nuevos ricos del este de Europa y de China...Y es interesante saber sobre los motivos que empujan a comprar y a vender arte en cada país.
Lo que no entiendo es: ¿que es el "arte contemporáneo"?. En la contemporaneidad hay muchas manifestaciones artísticas. Se habla de "arte contemporáneo" como si fuera una sola cosa, un solo objeto repetido. Miento: sé a lo que se refieren, pero no me gustan las etiquetas.
Esto ocurre también en "El gran bostezo contemporáneo o un arte para estudiar"  Parece ser que los que no hacemos cosas aburridas,  no somos artistas contemporáneos (y que me perdonen los artistas contemporáneos). Yo soy contemporánea y muy contemporánea.
Hay enfrentamientos ideológicos, debates y disputas dentro del arte, ¡naturalmente!. Pero hay algo peor que malo y que en este artículo se me revela en esta cita:
"Ya dijo Paul Virilio que la mayoría del arte contemporáneo fluye en la narcoeconomía, que no necesariamente tiene que ver con el tráfico ilegal de sustancias prohibidas sino con aquel flujo económico capaz de crear un sistema propio que escape a toda regulación y, por supuesto, a toda lógica."
Este señor Virilo, ¿hablaba solo de "arte contemporáneo"?.
Y el párrafo siguiente es  también para echarse a temblar y ya está pasando: 
" El paradigma de esto último es la apertura, fundamental quizá para su supervivencia, de una filial de Art Bassel en China… mercado ávido y preparado económicamente para afrontar ese tipo de desaforado consumo, aunque ya hay varios artistas chinos cotizando en los mercados internacionales. Pero parece ser que lo que los coleccionistas chinos quieren es comprarle todo, desde estilos de vida, objetos de lujo y arte, a Europa, necesitadas como están las economías continentales de aire fresco en forma de flujos monetarios, asfixiada por una crisis de un capital que la mayoría de las veces ni existe."
 "El arte de la nada"  es un artículo muy interesante en el que siguiendo el hilo de Damien Hirst, la autora presenta el encuentro amoroso entre el mercado del arte y el mercado financiero. Para esto la autora se apoya en el libro que he citado antes "El tiburón de 12 millones de dólares" de Don Thompson.
"No llamemos arte al arte contemporáneo"   dice Marc Fumaroli, que parece un señor muy conservador, muy culto y muy provocador también.  Y entre las cosas que dice las hay muy interesantes:
Hay una nueva clase social que surge de la acumulación del dinero en una esfera extremadamente estrecha, pero mundial. Estos millonarios ya no quieren tener en casa un tiziano o un delacroix, sino signos exteriores de riqueza. Y eso es lo que les proporcionan las galerías que les ofrecen tiburones dentro de tanques de formol o juguetes sofisticados como los que produce Jeff Koons."  No creo que estas frases de M. Fumaroli le importen medio pito a Jeff  Koos, pero si yo fuera la propietaria de una obra de  Jeff Koons la vendería ahora mismo si pudiera. Estas "nuevas tendencias" de comprar aquello que puedo y sé ostentar, me recuerdan a mi abuelo, el pobre, comprando los libros por metros. No quería pasar por culto, solo es que tener libros era como de gente bien (pobre). 
Esto también es interesante:
"A la gente le gustan otras cosas, el deporte, la música rock... No me parece mal. Lo que me resulta odioso es vender a esta gente, que no lo quiere y que tampoco se lo puede permitir, un arte reservado a la imagen de los famosos. La gente común va mucho más al museo del Louvre, a los museos de arte antiguo... Esos lugares convocan auténticas peregrinaciones."
Y lo que dice sobre Duchamp y mayo del 68 da que pensar.
"Basquiat y Pollock: ¿artistas talentosos o construcciones de su época" Este artículo me recordó algo que leí hace tiempo. No recuerdo donde, porque tengo muy mala memoria para las reseñas, pero explicaba muy bien como fue el proceso de  creación de lo que se llamó "expresionismo abstracto americano". Sin hacer juicios sobre la calidad de las producciones artísticas, ni nada de esto, si es bueno saber que se fundó en un interés de las élites norteamericanas para atraer artistas, para  no solo ser ricos (los que lo eran) sino para ser  tomados por cultos como los europeos, para ser tomados "en serio"...
En  "El arte contemporáneo es un fraude"  Avelina Lésper atiza su fogata de provocación con asuntos que son reales y que todos conocemos. Lo malo es ese saco como de objeto único: "el arte contemporáneo",
Tambien dice: 
"ahora el arte solo es mensaje, no hay arte, solo hay panfletos" 
Hay muchas cosas, parece que solo hubiera una única contemporaneidad. Hay muchas, unas nos gustan más y otras menos. Pero dice una cosa muy interesante. A la pregunta:  ¿Nos quieren tontos?, contesta de la siguiente manera:
"Exactamente. ¿Y sabes por qué? Eso tiene detrás de sí lo más pedestre que te puedas imaginar, el dinero. Por eso es también un fracaso del capitalismo. Todo lo que se ha hecho por dinero en estas dos últimas décadas ha hecho un daño enorme a la Humanidad. Por dinero se destruyó la economía de Europa, la de Estados Unidos, tenemos el narcotráfico en América Latina… y por dinero están destruyendo el arte."
"Lo básico del arte contemporáneo es no entender nada" dice Guadalupe Echevarria  que es una mujer que lleva toda la vida entre "arte contemporáneo", es decir: que ha conocido bastantes contemporaneidades artisticas, y desmiente el mito de que hay que "entender" lo que se disfruta:
 “Lo fundamental del arte contemporáneo es no entender nada”, les responde, por ejemplo, a quienes solo tienen incomprensión para las propuestas más conceptuales o rupturistas. “Ese no entender nada significa vaciarse totalmente para inventarse a sí mismo y así poder entender algo”, explica." 
Pero dice algo más: 
"Rechaza que los poderes públicos subvencionen a los artistas —“siempre termina mal”—, no así a las residencias o lugares de producción. Una protección a un arte que es “un servicio público, como la salud, la filosofía o la ciencia”, que “tiene que existir y no vive del comercio”. Ello en un contexto en que “recortar en cultura es lo más fácil” y casi sin coste político con un arte que es “provocación, destrucción de los valores caducos, que nos agrede y nos interpela”."

Hay mucho para pensar en relación al  arte, a como el arte se relaciona con el dinero. Creo que estamos siguiendo una inercia que viene del pasado y que es como una bola de nieve: cada vez más gorda. El objeto artístico está en su interior y a penas se ve, a penas importa.  Alguien lo echa a rodar por una ladera donde en lugar de nieve, son billetes lo que se le van pegando... 

Creo que acabar con todo esto de un plumazo es imposible.
En mi opinión si dejáramos de considerar  los objetos artísticos, si las creaciones artísticas dejaran de ser usadas como productos para la especulación, el problema se acabaría. Pero ¿como se hace esto? ¿Regulaciones, leyes, pactos, nuevas formas de relación entre nosotros...?

Si lo deseas, si lo quieres, te vendo mi dibujo, pero tú no lo vendas.

Asuntos en los que seguir trabajando

-Estudiar alternativas al mercado actual del arte para que los objetos artísticos no se conviertan en objetos de especulación (en algún lugar he leído un ejemplo: que el precio de las obras no puedan superar nunca el precio que se pagó al artista por ellas...) 

-También me preocupa mucho la pedagogía del arte en la enseñanza infantil, primaria y en la ESO. Las personas que imparten esta formación en muchísimas ocasiones son personas que solo han aprobado una oposición. Para esa oposición no se pide ninguna experiencia relacionada con la creación artística. Estas personas hacen lo que pueden, sin entender nada de lo que tienen entre manos. El resultado es demoledor, dramático, desesperante.... Creo que este es un punto importante sobre el que trabajar.

 -En tercer lugar:me parece muy importante abundar en la idea de que la creación artística es patrimonio de la humanidad, cosa de cualquier persona que quiera acercarse a ella, y que "ser artista" no es solamente estar en las galerías (y/o los museos) sino estar en la vida. Comunicar, transmitir la experiencia de la cración artística no como una cuestión academica, sino como lo que es: una experiencia que nos humaniza, nos permite ampliar el alcance de nuestra sensibilidad y por lo tanto nos predispone a ser más comprensivas, nos ayuda a desarrollar cuestiones psicoperceptivas y cognitivas arraigadas en nuestra biología, nos capacita para entender mejor y ser más críticas con las imágenes culturales, nos ayuda en el entranamiento de asuntos como: la tolerancia a la frustración, la empatía, las asociaciónes simbólicas.... 


jueves

El arte y su yugo

La interpretación cultural del arte es un yugo, el ungimiento del trabajo en el estudio. Lo ha sido siempre y lo sigue siendo. Me es difícil, si no imposible, dibujar lo que me da la gana

Cuando dibujamos lo que nos da la gana, si lo conseguimos la Cultura encuentra un nicho en el que instalarlo y si no lo encuentra, si no nos encuentra, lo buscaremos nosotros: hay  que instalarse en algún nicho de utilidad cultural.
Pero la realidad es la de nuestra irreductible naturaleza. Lo mejor y lo más humano es  aquello que hacemos sin pensar en una finalidad utilitarista. Lo que hacemos por el placer que nos proporciona hacerlo. Y como somos humanos, de nuestra cosa mamífera nos viene de natural gozar en compañía de otros.

La ambrosía cultural que durante siglos nos arrastró en las corrientes de nuestras propias ideas, hasta esta playa en la que comprendemos que es feo hacer esclavos a los semejantes y es feo ensuciar tanto el medio ambiente sin pensar en las consecuencias, esta ambrosía cultural –digo-  tiene una sombra oscura de la que no puede separarse. Esta sombra ahora se llama neoliberalismo, capitalismo voraz, burrerío sin fin y es curioso porque parecemos ser de nuevo empujados a la esclavitud, hacia el desenfreno cruel de quien siendo plenamente consciente del mal que hace, lo sigue haciendo.

Dibujo porque me da la gana. No tengo ninguna ínfula utilitarista ni innovadora, ni sirvo a nadie. Dibujo a lápiz y –como mucho avance tecnológico: con rotulador. Y además: tengo la manía de contaminar al mayor número de seres humanos con mis ideas locas.


He aquí una lista somera:

-El arte no es un hecho cultural (como no lo es tampoco el juego, por ejemplo)
-El arte dio lugar a la posibilidad cultural
-La creatividad no tienen necesariamente que ver con el arte ni viceversa
-El trabajo manual en la creación artística es insustituible
-El dibujo hizo a la imaginación y no al contrario




A grandes rasgos: el lugar de las imágenes



El lugar de las imágenes, de aquello que más nos importa, está usurpado por la propaganda del consumo.
El rapto de lo imaginario se ha convertido en un secuestro de nuestras capacidades creativas, una ocultación de nuestras posibilidades de autoría, una reducción al absurdo: a los altares del capricho capitalista por un lado, y por otro lado al desprecio más absoluto.  

Hace miles de años, los seres humanos, hombre y mujeres, entraron en las profundidades de las cavernas, persiguiendo la experiencia de lo extraordinario.
La falta de luz y de sonido,  hizo que pudieran ser testigos de la experiencia de su cuerpo. Sus cerebros proyectaban alucinaciones. Puntos, líneas, estructuras, retículas, animales… Les gustaba esta experiencia. Era placentero, igual que lo es para el pájaro cantar en la rama. Fue igualmente placentero fijar estas visiones en las paredes.
Durante miles de años, los seres humanos, hombres y mujeres, acudían a las profundidades de las cavernas a gozar de lo extraordinario que sus propios cuerpos producían. Hasta que, de pronto, dejaron de hacerlo. Comenzaron ha hacerlo fuera de las cuevas. No necesitaban ya la deprivación sensorial para producir imágenes: podían imaginarlas a voluntad. Se identificaron con ellas.  Primero en la oscuridad de la noche fue más fácil, a la luz del fuego. Más adelante, a plena luz del día.
Aquellos seres humanos se reunían para crear imágenes, arrobados por el goce de aquello extraordinario que ellos mismos ponían en juego.
La primera ciudad conocida, Göbekli Tepe, fue construida alrededor de las imágenes.  11.500 años  a.C.,  aún en el Mesolítico.  Antes de la sedentarización, las mujeres y hombres se reunian para crear imágenes, para seguir experimentando lo extraordinario. La afluencia de personas a crear imágenes en aquel enclave, fue tan grande y durante tanto tiempo, que su modo de alimentación mediante la recolección y la caza cambió. Allí vivió una concentración creciente  de seres humanos  durante más de 3.000 años. En ese tiempo su relación con el entorno cambió. Su relación con los animales y las plantas cambió. El trigo que actualmente consumimos, viene de allí. De la recolección de alimentos, a la producción de alimentos. La revolución Neolítica comenzó en las reuniones para inventar, para crear imágenes. Por placer.

Este es el origen de las imágenes. El poder que estas ejercen sobre los seres humanos es bien conocido. El efecto que las imágenes tienen sobre nosotros ha sido utilizado por muchos sistemas culturales para modelar conciencias. La vigencia de esta manipulación es apabullante hoy en día. 
Afortunadamente, el arte sigue aquí. Seguimos siendo dueños de nuestras experiencias de lo extraordinario. El arte sigue ahí para recordarnos que podemos gozarnos, que podemos disfrutar nuestra particular radicalidad en una libertad radical, una libertad que podemos compartir con otras libertades, a las que sumarlas. Una experiencia de la maravilla y el único territorio realmente ilimitado: el arte. Nuestro origen.


¿Somos ahora, como especie, menos ingenuos que hace once mil años? ¿Podemos rescatar nuestro imaginario colectivo e individual y orientarlos hacia otros lados? ¿Pensarlos de forma distinta?

Arte marginal. Arte, marginal.

Arte outsider. Arte, outsider.
Arte marginal. Arte, marginal.

La coma tiene la clave.

En la cultura, en las sociedades, hay muchas periferias.
Los márgenes de las sociedades y de las culturas son enormemente interesantes.
¿Qué es lo que situamos en los márgenes
Un margen es una línea que dibuja aquello que encierra.
Quizá sean los márgenes y las periferias los verdaderos descriptores de nuestras sociedades y culturas.

Depende de cómo sitúe la coma entre la palabra arte, y la palabra marginal, creo una categoría o califico un suceso.

El arte es un suceso, y ciertamente marginal, outsider. El arte es un suceso que acontece  en el margen de la cultura, porque no es una consecuencia cultural. Tenemos cultura porque pudimos tener arte.

El arte es un suceso precultural en su origen filogenético (en el origen de la humanidad)  y esta característica se mantiene constante en el desarrollo de su ontogenia (cada vez que se da): el arte tiene la necesidad estructural de mantenerse para-cultural, como poco: contra-cultural sobre todo.

Me pregunto sobre esta realidad y sobre esta aparente paradoja que más bien es un océano de contradicciones: 
La creación artística es necesaria, está muy bien. La enseñanza del arte en los ciclos de primaria y secundaria es para echar a correr y no parar.
Todos debemos de interesarnos por el arte: que buenos los proyectos pedagógicos de los museos en los que nos enseñan cómo lo hacen los artistas. ¿Cuándo programas que enseñen lo que cualquiera de nosotros tenemos de artistas y cómo ponerlo en juego y cómo encontrar su valor y cómo esto nos conecta con el arte?
Es difícil vivir del arte. Pagar las facturas vendiendo obras es muy difícil. Tendrás mucha suerte si te coge una galería buena y te vende tus cosas. Habrá que empezar a distinguir entre: vivir del arte o vivir para el arte. Los artistas que  siempre he admirado viven para el arte. En todas las profesiones hay abusos. En todas hay quien abusa y quien se deja abusar.
Si el objeto artístico no es un objeto cualquiera, ¿por qué seguimos tratándolo como si lo fuera? ¿Quién nos ha dicho que los objetos artísticos se compran y se venden? ¿De dónde nos sacamos que a mayor precio, mayor valor? ¿Por qué pensamos que es el precio, la economía la que decide sobre el valor de una creación artística?  El objeto artístico es la representación indiciaria más clara de la mercancía neoliberal: caprichoso,  aislado, individualista, soberbio, desentendido, sobrado, encumbrado, desconectado. 

Por todo esto, porque todo esto supone una desnaturalización de la creación artística, agradecemos cualquier rebeldía en dirección contraria.

Llevamos en nuestro cuerpo las marcas de nuestra humanidad y por eso la reconocemos aunque no tengamos palabras para argumentarla. De esta humanidad el arte es la parte más grande.

Solemos temer lo que amamos y me pregunto si en este caso no se tratará de eso mismo, una vez más. Amamos la transgresión, amamos desasirnos del sentido, amamos profundamente abandonar los lugares comunes, desentendernos de los tópicos, los semblantes sociales –las apariencias- nos pesan y envidiamos a quienes no dependen de ellas, a quienes no responden a ese llamado.

El outsiderismo forma parte de este mar de contradicciones.  El outsiderismo tiene parte de “estilo”, parte de “ismo” y puede participar de todo lo bueno y lo malo de los estilos, las modas, los ismos, las categorías…. La nomenclatura “ arte outsider” ya opera incorporando todo un gran grupo de objetos al dominio del arte: hay galerías, ferias, publicaciones, críticos, comercio…de “arte outsider”.  Un lío. Como el arte “main stream”, podríamos decir: el mismo lío.

Sin embargo, hay características, descriptores de aquello que solemos llamar outsider, que parecen interesar especialmente.

Las personas que pintan y dibujan y producen objetos outsider, se sitúan fuera de la Academia. Su trabajo parece no tener que ver con la Academia del arte. Una Academia que cada vez está más en todas partes, como el espíritu santo.  Sus producciones son fuertemente idiosincrásicas, no más que las de algunos artistas main stream. No están interceptadas de dicurso, aunque si repasamos sus temas estos suelen ser universales.  Su hacer parece independiente de una demanda del deseo del otro, o del cumplimiento de un circuito simbólico sobre el que cerrarse.  Mas bien lo primero, porque la satisfacción de compartir los descubrimientos propios, es tan antigua y tan fundante de la humanidad como la capacidad artística y el arte mismo.

Trabajo para el arte y esto hace que no sea dueña de mis derivas.
 Desde el año 1998  trabajo en mis propias preguntas, en talleres de arte a los que asisten personas cuyas circunstancias   representan el fracaso de nuestra sociedad occidental para convivir y aprender de la diversidad, de la heterogeneidad, del dolor y del conflicto, la diversidad y la diferencia.

Es gracias a estos talleres y esta convivencia y roce constante con personas,   que
he podido y puedo seguir planteándome preguntas, considerando hipótesis, revisando tópicos, desmenuzando nudos culturales intentando comprender, preguntándome siempre.
Estos talleres sin otra metodología que la forma de hacer de las personas que participan en ellos, en los que la Academia del Arte y la Historia del Arte son solo  un instrumento mas a favor de esa metodología, han sido y siguen siendo un yacimiento vivo y a cielo abierto  del hecho artístico. Gracias a ellos, al hacer en compañía de personas que son muchas veces ejemplos de superación y de humanidad, he podido entender muchas cosas en relación al arte, a su origen, su función, su importancia en nuestras vidas, su capitalidad y su outsiderismo, su verdadera característica: la marginalidad.





viernes

Artista, sueño contigo

La artista con la que sueño se sitúa en contra del dolor y en contra de la devastación que causa la actual voracidad capitalista. No participa en ella, no se provee de ella, no bebe en sus fuentes.
La artista con la que sueño colabora para frenar la locura colectiva, pone trampas a las inercias culturales en su vida cotidiana, contagia a los demás su pasión y su visión, su vivencia artística.
La artista con la que sueño es radical en la tarea cotidiana de rehabilitar el lugar del arte como conquista humana fundamental, en su tarea de avanzar hacia un horizonte bonacible imaginado sin desmayo.
La artista con la que sueño ahonda en su subjetividad más radical, paliando su dolor con sus creaciones, podando las ramas por las que trepa su narcisismo, cultivando su propia desidentificación, ahonda el caudal del flujo creador,  trabajando en paradoja y diálogo constante con su nombre propio.
La artista con la que sueño redescubre los lugares originales del arte, los ama, los reivindica.
La artista con la que sueño cultiva con su trabajo las formas de felicidad de las que somos autoras desde el albor de los tiempos, aquello que es la base de nuestra naturaleza humana, las capacidades que nos sostienen en la vida realmente: la creación, la invención, las imágenes, la música, los relatos, el humor, el ritmo,  los debates, las discusiones, la fiesta, el amor.
La artista con la que sueño rompe el lenguaje con la poesía para dar la palabra al gozo de vivir, para hacerlo presente y consciente. Lo piensa como imprescindible, compartido, inevitable. Un gozo bonacible, necesario en cada momento.
La artista con la que sueño crea en connivencia con la naturaleza, empezando por su propio cuerpo: juguete para el misterioso disfrute de la vida. No se aplica en adaptarse a la cultura, sino en adaptarse a la vida.
La artista con la que sueño vive las relaciones desligándose del sometimiento al deseo del otro, consciente de que hay otras formas de relación más ricas: el intercambio de ideas, de emociones, la experiencia compartida de la creación, el amor.
La artista con la que sueño sabe que  el sometimiento al  deseo del otro - ese sobrevalorado deseo- es la piedra angular de la voracidad canibal de este momento de la Historia. La piedra angular sobre la que se sustenta la conceptualización como mercancía de todo lo que nos es querido y precioso. Aquello que nos consume al consumirlo.
La artista con la que sueño colabora, escucha, goza con otros, sufre con otros, inventa junto a otros, se alegra junto a otros, aprende de sus palabras, de sus acciones.
La artista con la que sueño habita en lo heterogéneo, en la heterodoxia.
La artista con la que sueño abandona la literalidad de las palabras y fuerza el lenguaje para referirse a lo ignoto, hacia su laberinto, hacia la oscuridad opaca desde la que  madeja valores humanos aún por descubrir.
La artista con la que sueño no crea para nadie en concreto, sus obras no tienen otro destinatario que la humanidad.

jueves

minilibro: "El misterio del ánimo en dos velas"


Este es el minilibro que he terminado hoy.
Me ha quedado bastante "cuaderno". Debo de tener ganas de avanzar en ese sentido.
Le he puesto una sobreportada de acetato. Se transparenta la primera pieza, que me gusta mucho (están todas las fotos en flickr

 También tiene un personaje, "habitante" que se mueve entre sus páginas. Me gusta mucho ese "borrón" cuadrado que tiene alrededor. Va con él. Está más animado que él...
Hay una parte que tiene algo de palimpsesto. Me gustan los rastros. Siempre queda algo de lo que pasó. Me gusta la idea de reescribir sobre lo escrito medio borrado...

Los papeles son mas ligeros y provienen de mis cuadernos, hojas sueltas...papeles donde he ido haciendo resúmenes de libros que leo o de cosas que estudio. Papeles donde he escrito cosas que luego he pasado a limpio... Me gustan los papeles escritos, los colores, las líneas con sus nudos haciendo letras, palabras y frases. Me parecen dibujos anudados, tejidos: punto de jersey. Siempre me lo ha parecido.

domingo

Exvotos

1. Museo Arqueológico de Albacete (España). Fotos Año 2012, 2. Museo Arqueológico de Albacete (España). Fotos Año 2012, 3. Ocumicho, 4. skeleton whistle Mexico, 5. Museu Arqueològic Municipal Camil Visedo Moltó. Alcoy (Alicante, España), 6. Museo Histórico Municipal de Baena (Córdoba, España), 7. Ocumicho, 8. Juan Diego from Ocumicho, 9. "Exvotos íberos", 10. "Exvotos íberos", 11. Museo Histórico Municipal de Baena (Córdoba, España), 12. Ocumicho, 13. El dragón, 14. Diablos de Ocumicho, 15.Museo Histórico Municipal de Baena (Córdoba, España), 16. Exvotos griegos, periodo geométrico

Desde siempre me gustan los exvotos. Los hay en todas las culturas, en todas las sociedades, en todos los periodos históricos. En este mosaico, he recopilado algunos de dos procedencias. Unos son de la Cultura Ibera, presente en la Península Ibérica al menos desde el siglo VI a.c.  Los otros los hacen aún los artesanos de Ocumicho, Michoacán, Mexico.  He estado leyendo algo sobre estas figuritas. Hay unas que son muy famosas (a parte de las Catrina, la Santa Muerte, las calaveritas de azucar...) que se llaman: alebrijes. Estas son de origen bastante reciente. Luego están también los "Diablitos de Ocumicho", mas recientes aún. Sin embargo, la tradición de modelar pequeñas figuras representando animales fantásticos o escenas de la vida cotidiana, fuertemente policromadas y barnizadas, parece enterrar sus raíces en una oscuridad, ancestral y remota de un pasado lejanísimo. Las personas de Michoacán y de otros lugares de Mexico, gustaban (no sé si ahora seguirán haciéndolo) de pasar el rato fabricando  estas figuritas, intercambiandoselas, comprando y coleccionándolas guardadas en casa como si fueran tesoros familiares.

Me gustan las figuras, los objetos pequeños, ideosincrásicos (también en el caso de las figuras iberas, figuritas que representan personas concretas, con sus particularidades y sus atributos). Me gustan las formas rapidas y rotundas y en el caso de las piezas de Ocumicho- ese talento para los colores, que los hace parecer casi fosforescentes.  Ambas piezas: las iberas y las mexicanas, tienen un numero abrumador de características formales que les son comunes. Estas características también me gustan mucho y me parecen interesantísimas (los tamaños, las proporciones...).


Me gusta la idea del "exvoto". Me interesa esa interpretación religiosa, pero más aún me interesa aquello que puede haber antes que cualquier interpretación cultural.
De  alguna manera siento que las cosas que hago tienen algo de "exvoto". Quizá pueda hacerlo aún más obvio en mis trabajos, me gustaría.  Mi trabajo tiene algo de "exvoto", sobre todo una voluntad oculta que he empezado a detectar desde hace poco tiempo y que siempre ha estado ahí. El empuje a mostrar las cosas que hago en entornos que me resultan admirables. Podría interpretar que se trata de MIS "lugares de culto". Voy a poner un ejemplo, el ejemplo del último proyecto que estoy poniendo en marcha:

Una de mis mejores amigas es médico de familia. Apasionada por su profesión. Responsable, es un espíritu crítico como he visto pocos. Reivindicativa, frecuenta todas las manifestaciones relacionadas con la defensa y la mejora de la sanidad pública. Trabaja desde siempre en mejorar el servicio a los pacientes, a quienes usamos los servicios sanitarios. Muy interesada en desarrollar formas cada vez más amables de atender a personas enfermas, uno de sus grandes temas: cuidados paliativos en casa, por ejemplo. Otro de sus grandes temas: la coordinación entre profesionales en beneficio del paciente.
A trabajado en varios centros de salud, hospitales, ambulatorios y ahora está un en uno pequeñito, con un equipo tan apasionado y competente como ella. Está muy a gusto.
Hace poco me contaba como habían puesto en marcha un sistema de videoconferencias para consultar con los especialistas de un hospital. También cómo habían puesto en marcha y funcionaba bien un sistema de consultas con otros especialistas, 24 horas, vía wasap. Así los médicos de familia de ese centro de salud, pueden consultar y acceder a los especialistas que necesitan en cualquier momento. Y esto no es algo que se haya inventado nuestro servicio de salud como institución, no. Es algo puesto en marcha y sostenido por buenos profesionales de la salud, apasionados por su trabajo.

La semana pasada me envió un mensaje: "hoy hemos enviado a un señor, desde la consulta, en una UVI, directamente a que le coloquen un marcapasos, gracias al wasap".  Y me explicó que un señor había ido a hacerse una revisión sencilla. Cuando estaba con la enfermera le dijo que se encontraba un poco mareado. La enfermera le hizo un electrocardiograma y se lo enseñó al médico ( mi amiga) que cuando lo vio interpretó que aquello era muy grave y empezó a coordinarse con los  especialistas y con los servicios correspondientes, por los medios correspondientes y por wasap (gracias a la disponibilidad de los especialistas que participan en esta red) y de esta manera el señor llegó a tiempo, antes de que su corazón se parara.  Esto es: salvar una vida en vivo y en directo.   Mi amiga dice que fue gracias a la coordinación de un gran equipo de personas. Yo digo: un gran equipo de grandes personas. El caso es que lo que quiero hacer es exponer allí mis cosas, sentirme parte de eso, mostrar mi admiración y mi agradecimiento. Porque ese lugar, hecho de un conjunto de actitudes, lugares, personas, decisiones... es una de las representaciones de mi "lugar de culto" particular.
Allí es donde quiero llevar mis obras, como exvotos, como mi vovere (expresar un deseo). He descubierto que hay algo de esto asociado a las ideas de "exponer". Son expresiones de deseos agradecidos, agradecimientos deseantes... Mi "lugar de culto" es ese lugar de  cuidado, de labor y de cultivo...
 Me parece un tema muy interesante este de los "exvotos". Se me ocurren muchísimas preguntas.
Me pregunto por los exvotos del capitalismo, aunque no son los que más me interesan....

sábado

cuadernos

Este es un formato a medio camino entre el minilibro desplegable y un cuaderno. Tiene más páginas. Son cuadernos pequeños (tamaño A5  y la mitad de un A5, como es este) que  me hago yo misma con trocitos de pruebas y papeles que me encuentro. Suelo llevar uno en un bolsillo o en la bolsa. Los uso para apuntar cosas en cualquier sitio. A veces escribo, a veces dibujo o las dos cosas....





Los suelo hace con hojas que se pueden hacer más grandes, se despliegan...
Pienso que esto puede ser más fácil de reproducir y de montar.




Los contenidos no son  en forma de textos trabajados y construidos como algo literario u otra intención que no sea la de "anotar". Todo es anotar. Es un escribir "cazamariposeando", que muchas veces da lugar a ideas interesantes, efectos poéticos, rastros de pequeñas investigaciones, cuentos y poemas instantáneos...junto con pequeños dibujos, trazos ensayando tramas o texturas, pruebas... Es un batiburrillo que a mí me parece interesante. Echarles un vistazo es como cotillear dentro de un cajón ajeno. Hasta a mí me parecen de otra persona cuando me los encuentro entre los libros al cabo de meses, o en un bolsillo o en un cajón...

viernes

DIBULAB (laboratorio de dibujología)

(Esta es una de las actividades a las que va destinado el dinero que voy coleccionando en el botón de "donaciones" que puedes ver en la esquina superior derecha de este blog. Si te apetece colaborar puedes hacerlo desde la cantidad que quieras, por mínima e insignificante que te parezca. A cambio, además de la satisfacción de colaborar con proyectos en favor de lo mejor de las personas, recibirás un regalo que se guro que te gusta. Un abrazo.)


DIBULAB
                                                               laboratorio de dibujología








Así que desde hace mucho tiempo soñaba con la idea de plantear un espacio común, delicado, exquisito para cualquiera que quiera acercarse a él. Un espacio en el que personas que encuentran algo difícil el lazo social, o personas que se sienten estigmatizadas, o sencillamente: personas que den valor a disfrutar de un trato humano delicioso y placentero...puedan compartir espacio  con cualquier otra persona que quiera pasar un rato dibujando con nosotras. 
Este es el origen del DIBULAB.  La Casa Torre de Ariz  (un lugar precioso)  nos cede sus instalaciones una vez a la semana, las personas que vienen aportan materiales, traen termos con café con leche, galletas...Ponemos musiquilla de la buena y pasamos la mañana dibujando, charlando, viendo libros... 

jueves

EL ACTO MAS DELICADO, minilibro




Para este minilibro he utilizado fragmentos de pruebas de grabado que realicé en La Taller y los he combinado con dibujos, textos...



Le he añadido despliegues verticales, hacia arriba y también horizontales en acordeón. 




También hay dos personajes que pueden recorrer el minilibro como si fuera un escenario-paisaje...


o desplazarse sin más modificando los dibujos, relacionándose con el texto...
Es como un juguete.

viernes

Mi botón PayPal para donaciones.






Hola! esta soy yo.



   

Imágenes del  DIBULAB  (Laboratorio de Dibujología) Nos reunimos los miércoles para dibujar, porque nos encanta.

Vivo entregada a esto: a la creación artística, a la curiosidad, a la invención compartida... 
Vivo la pasión por los procesos del arte y la pasión por transmitir la necesidad del arte, lo que el arte ofrece, cómo el arte nos hace humanos y nos constituye.
No me he ocupado tanto de transitar por los lugares apropiados para vender mis obras, ni por los lugares del mercado del arte,  como de trabajar con otras personas, generalmente  personas que están en situaciones de especial vulnerabilidad, situación en la que estamos todas las personas, aunque no nos demos cuenta o no queramos admitirlo. Somos frágiles y vulnerables y la vida puede ser maravillosa y peligrosa en partes iguales.
Me identifico mejor con los valores que  empecé a inventar para el arte cuando era una adolescente, que con otros valores que no entiendo tanto. 
Cuando tenía quince años, dibujar ya era una actividad constante. En medio de una situación bastante dura en aquella época, recuerdo que cuando las cosas se ponían demasiado mal cogía un papel y dibujaba. Con una fuerza enorme -que no sé si ahora tendría- me forzaba a dibujar, pensando y a veces repitiendo en voz alta:  esto es lo único que nunca me traicionará. Poco a poco me sentía mejor, mejor... Dibujaba, pintaba, visitaba exposiciones, estudiaba libros de arte. La creación artística era lo único que conseguía consolarme con firmeza, siempre, cada vez. 
Por aquella época comencé a ir a dibujar a casa de un pintor que daba clases particulares. Allí compartía una tarde a la semana con otras dos alumnas: un chico que había tenido problemas serios con la heroína (eran los años ochenta) y dibujaba comics y super-héroes maravillosamente, y una señora -amadecasadetodalavida- que pintaba unas acuarelitas exquisitas de pequeños bodegones domésticos que ella misma se preparaba. En cada sesión Antonio  -así se llamaba el pintor- ponía música. Cada una de nosotras trabajaba en su estilo, él nos ayudaba uno por uno, con particularidad, con la técnica y con todos los entresijos de los procesos creativos, veíamos con él libros que estudiábamos, nos preguntaba constantemente sobre la naturaleza de lo que estábamos haciendo, nos animaba, y nos íbamos de allí ya con ganas de volver la semana siguiente,  ganas de pasar toda la semana dibujando y volver a dibujar más, seguir explorando, seguir inventando, seguir preguntándonos cosas.  Allí también experimenté por primera vez el efecto subjetivo de la creación artística en un ambiente compartido.
Hace muy poco tiempo he empezado a ser consciente de que aquellas tardes no solo siguen en mí, sino que han ido dando forma a mi manera de entender la creación artística. Poco a poco y sin que me diera cuenta han ido tallando ese cauce por el que transcurre mi pasión por compartir el espacio de creación,  compartir sus ideas, sus procesos, sus producciones. Y esto hago sin parar, todo el rato, todo el día, parte de la noche. 
Muchas veces amigas y personas conocidas insisten en comprar algo, alguna de mis obras, en colaborar de esta manera con las cosas que hago. Otras personas ponen materiales, otras ponen su tiempo...
Tengo la suerte de que mis gastos  domésticos son pequeños. Gano poco y con este poco pago las facturas pocas. Esto me permite ser independiente, no tener que vender mis obras para vivir y poner en marcha proyectos gratuitos (o casi gratuitos)  Se me ha ocurrido poner este botón PayPal  (en la parte superior de la columna derecha de este blog) para abrir la posibilidad de  obtener una pequeña ayuda económica para estos proyectos de mi pasión. Cualquier aportación es muy bienvenida, por diminuta que sea. Muchas gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog