lunes

Las formas de la genesis

Maxima opacidad. La oscuridad sin forma de un límite absoluto del que araño las palabras. Una superfície blanda y oscura, una pared hacia la que me vuelvo, una oquedad de la que no puedo ni quiero escapar. Hablar aquí. No es facil y si muy placentero, porque es la posición de maxima particularidad. Es el lugar de la pintura, donde me situo cuando dibujo, cuando pinto, de donde procuro no distraerme. Es el lugar donde me situo cuando quiero cernir con palabras asuntos que no tienen la consistencia abstracta de las palabras, esa consistencia que los hace exixtir en la realidad. Hasta ahora era mas facil estar aquí sin palabras -las palabras no eran mias-, pero las palabras aqui tambien son muy placenteras y mias -no hay lugar para otras palabras que no sean placenteras o mias. Son nudos en las mismas lineas que dibujo, aunque primero vienen las lineas ... al pulso de mi pulso. No estoy muy segura de que esto sea cierto o siempre así. Pintar puede resultar torturante. Los obstaculos se atraviesan y este punto opaco, irreductible, parece inalcanzable, parece huir siempre un poco mas alla, lejos de mi alcance. Otras veces algo hace que me precipite lejos de el, efervescente, disgregada. Otras veces algo hace que me pliegue sobre el, como una caja de caudales. Otras veces renuncio a el, me alejo hacia los topicos y los lugares comunes para poder experimentar el placer del reencuentro. Otras veces lo lanzo a mi imaginación y esta lo captura, lo disfraza, le hace hablar, le pone rostro y voz , y me lo devuelve vacío como una caracola marina.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog