sábado

No puedo escapar al día a día

No puedo escapar del día a día. Algunos aspectos de mi contemporaneidad aportan su suavidad, protección, deliciosa dulzura. Dejo que estas blanduras vivificantes - que nada tienen que ver con buenas o malas cosas, bonitas ó feas- me empapen y calen hasta mis huesos, que fluyan por ellos, que sean mi médula. Las absorbo y ando por ahí embebida en ellas, impregnada sin remedio en las razones que les invento. Borracha de ello. Y es que tengo que pensar en estas ternuras y coleccionarlas -buenas, malas, bonitas, feas- hasta la ebriedad. Ando por ahí hecha una cuba. Tengo que drogarme mucho, porque no puedo escapar del día a día. No puedo escapar de esos aspectos de mi contemporaneidad que empujan con fuerza hacia La Nada. No puedo escapar del Terror en toda su multiplicidad de representaciones. Solo puedo resistirme a sus argumentos, desmentirlos. El Arte es eso para mí: la insurrección frente cualquier terror. Dibujar, crear algo con la borrachera de mi médula, es mi gran burla de la Nada. Alguna vez me he sentido a punto de escapar, a punto de romperme en las cuatro direcciones del espacio. Mientras pueda dibujarlo, no sucederá. Eso es parte de la burla.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog