sábado

Cuento sin título I


Cuento sin título I, originally uploaded by Helena Gonzalez-Saez.

He aquí su secreto

Cuento sin título II

He aquí su secreto

Cuento sin título III

Su secreo flota en el aire de otros

Cuento sin título IV

Mientras otros lo guardan como un tesoro. Parece un poco siniestro, aunque es un alivio la posibilidad de poder cortar y cambiar.

Cuento sin título V


Cuento sin título V, originally uploaded by Helena Gonzalez-Saez.

Sentarse sobre un muro opaco en el que hay algo dibujado que es de otro. Nada es lo que parece.

Cuento sin título VI

Alguien encuentra una flauta mágica que destila algo ...

domingo

mi flor azul del pensar

viernes

¿Qué fué primero: la imagen o la palabra?

Esta pregunta está mal planteada, ahora me doy cuenta. La buena pregunta es: ¿Qué fué primero: la forma o el lenguaje? Formulo la pregunta desde el campo del arte, aunque desde cualquier campo que se formule barrunto que la respuesta es la misma: la forma. La forma y la representación -ó al menos algo de ella, un algo bastante grande- son condiciones para el lenguaje. Desde los camuflajes de las flores, los diseños anatómicos de los insectos, los colores de los peces, los extraordinarios plumajes de muchas aves, hasta los rituales de cortejo y lucha de los mamíferos superiores, la forma varía, posibilita la adaptatividad del ser vivo que la porta y que es. Es la forma, el orden o desorden, la morfología, lo que en el ser humano empujó la laringe hasta su posición actual, nos puso erguidos, configuró nuestro sistema nervioso, nuestro cerebro y nuestro lenguaje. El lenguaje es forma, está enraizado en la carne. Por esto hablar nos hace humanos. Nos separa de la carne, como si existiéramos doblemente. Esa separación se multiplica en estares distintos y simultáneamente nos hace únicos. Mediante esta separación impulsada por la forma, somos lo que somos: gozamos, creamos, deseamos, sentimos y pensamos como seres humanos. Quizá eso llamado inconsciente sea precisamente el límite en el que palabra y la forma se encuentran. No la palabra y la carne - encuentro con un cadáver. Quizá eso llamado inconsciente se abre allí: en este límite, en esa tendencia a infinito entre la forma -portadora de la velocidad geológica de vida natural- y la palabra. La forma es anterior a la imagen. La imagen es forma empapada de lenguaje. Y sin embargo, sin forma no hay imagen posible, ni símbolo, ni pensamiento simbólico, ni ideal. Hay algo allí, en esa forma sin lenguaje, que nos interesa. La trabajo del arte supone un ir y venir de aquellas oscuridades: entre la forma y la palabra, en ese límite que se vá a ensanchando en su tendencia hacia infinito. Esta separación es una conciencia particular, donde la contradicción es posible, el sí y el no conviven simultáneamente. Una conciencia que transcurre suelta, independiente de otras separaciones, como puedan ser: corazón y cerebro, tyché y automatón, si y no, cero y uno.

sábado

Ismena

Ismena, escondida en la oscuridad de la noche, acompaña en secreto al cadáver de su hermano Polinices. Mientras está allí, silenciosa y confundiéndose con las sombras, aparece Antígona. Ismena, presencia escondida cómo esta da sepultura a su hermano. Piensa y susurra para sí:
Apariciones fantasmales. La mayoría sois mujeres. Al curso irracional de la naturaleza ¿se le puede llamar ley? Es ley de vida y vida de Ley. La viscosidad del agua cambia: agua dulce, agua salada… y agua es, igualmente. Mi corazón brujulea, su velocidad desdobla las formas. La veo avanzar con su paso ciego, ceguera heredada, hasta topar con el cadáver. Hija de tan excesivo amor. El estremecimiento empuja un ahogado alarido. Se traga su grito y la gravedad de su cuerpo viaja hasta el puño cerrado que se abre, dejando caer una ligera sepultura de arena. Las partículas de polvo brillan y caen tan lentamente que puedo contar sus partículas. Me pregunto cuántas veces ese polvo viajó sobre el cuerpo vivo de mi hermano, tan fuerte, tan vigoroso. Mientras yo cerraba los ojos para disimular las olas de voluptuosidad que rizaban mi cuerpo con cualquier ligero roce, ella visitaba su lecho por las noches. La genealogía de su ceguera la hace feroz. Cree en su pasado como un cántaro cree en el alfarero. Cree que los dioses están presentes en su estirpe. Cree en razones superiores, vagas, difusas que ella misma inventa. He contemplado su avance hacia la muerte deseando que cualquier detalle desmintiera mis barruntos. Cuando escuchaba los gemidos y los lúbricos sonidos que viajaban desde aquellos coitos incestuosos. Cuando me tapaba los oídos para no unirme a ellos. Cuando fantaseaba escenas imposibles, despertando dolorosamente a la luz de la ley. Cuando todo esto ocurría, yo arrastraba mis pensamientos hacia las esquinas más oscuras de mi cuerpo para preguntarme y dudar si no estaría seca, si no sería yo una cobarde, si no estaría muriendo en vida al no buscar también la satisfacción de aquellos movimientos de la sangre en mis entrañas, sobre el cuerpo de mi hermano. Pero entonces ¿qué hacer? Porque no solo Polinices despertaba las exuberancias de mi piel. Eteócles solía poner uvas en mi boca mientras, leía tañendo su garganta, pronunciando palabras, mezclando su aliento con la cálida brisa que se movía entre mi piel y mis vestidos. Allí atrapaba yo estos secretos. Los apuraba lentamente, cada poro de mi cuerpo era una copa consagrada a estas libaciones. ¿Es ella más justa?

Tiresias


Tiresias, originally uploaded by Helena Gonzalez-Saez.

La mirada multiple exige unas conclusiones que no pasan por el nervio óptico.

Tiresias


Tiresias, originally uploaded by Helena Gonzalez-Saez.

La visión particular no viaja por los espejos. La invención es constructiva y su resultado como imagen es ineludible porque así somos. La visión particular, la experiencia del límite entre el cuerpo y la palabra, allí donde el cuerpo es abordado por la palabra hay algo previo que dispone así las circunstancias de esa posibilidad.


Macla de personas, originally uploaded by Helena Gonzalez-Saez.

Antígona deshuesada


deshuesada, originally uploaded by Helena Gonzalez-Saez.

Abracadabra angustiamacabra

viernes

"El Monstruo Menguante" Artículo de prensa. Diario de Noticias

Tuvimos la oportunidad de hablar en dos entrevistas para la radio EITB. Una de ellas fué en el programa "La Galería" de Idoia Lázaro. Nos gusta mucho hablar.

"El Monstruo Menguante" Artículo de prensa Diario de Navarra

El día 1 de febrero hubo una rueda de prensa para presentar la exposición. Fué muy agradable. Quedamos muy contentas de la interpretación que leímos en la prensa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog