jueves

ceros y unos


Antígona, La mujer, originally uploaded by Helena Gonzalez-Saez.

En el día a dia hay disueltas una pequeñas dósis de ominosidad. Como diminutas diluciones homeopáticas, pero al contrario de estas, los principios de lo ominoso siempre son activos. Lo abominable se pasea a plena luz del día, tocando las campanas, mientras nosotros le reimos los chistes y nos asombramos ante sus observaciones. Convivimos con lo odioso de la vida porque no queda otro remedio ¿o si?. Abrir escenas para la coplejidad puede empezar por mostrar a lo abominable su propia cara.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog