martes

feminidad, Antigona, feminicidio y otros asesinatos. I

I
La violencia es la imposición totalitaria de la desigualdad, una herramienta para anular y dominar a otro ser humano. Cuando asuntos que soportan raices simbólicas fuendamentales, se vacían de sus contenido para rellenarse sin mayor cuestión, de ideologías , eso es una forma de violación que igualmente persigue la posesión por sometimiento. Nadie maltrata, humilla o mata por amor. Detrás de esto siempre hay una situación de poder. Estos asesinos son de igual ralea y comparten motivaciones muy profundos. La oscuras raices de sus motivos descubren que los argumentos políticos ( en el caso de E.T.A. por ejemplo) o las excusas de género (en el caso de los asesinos de mujeres) no son más que barnices que esconden el placer que obtienen de sus crímenes. La democracia no es un bien natural que se nos dió con el nacimiento, es una construcción constante de un ideal que realizado, solo existe como ideal. Un ideal que no se cumplirá nunca porque nunca será suficiente al discusión que abra campo a la libertad. Esta discusión siempre será poca. Me siento doblemente vulnerable y no encuentro otra posición que la de resistir. Como ser ordenado alrededor de una biología de la que no puedo escapar y con la que tampoco puedo identificarme plenamente. Como mujer identificada a una diferencia, y a una distinción. Como ciudadano que confía en que una construcción cultural ocupada en abrir espacio para la libertad, es lo único que puede sosegar la cruel bestialidad humana que brama, monstruosamente en mi, en las mazmorras de nuestras conciencias.
La representación de lo femenino como cercano a lo monstruoso se debe a que resulta irrazonable porque es un lugar vacío. Y porque es un lugar vacío, puede llenarse de fantasmas. La mayoria de las apariciones fantasmales son protagonizadas por figuras femeninas. Me refiero a fantasmas, a esas ideas imaginadas con fundamento y consistencia y que -paradojicamente- no existen. ¿O sí?
La mujer es un "más allá de lo razonable", mejor dicho: lo femenino, la feminidad o femineidad. Lo razonable constituye un objeto: hay algo sobre lo que razonar (ese algo es el objeto). Cuando no hay objeto, o cuando el objeto es su falta ¿qué hay?: un lugar fuera de lo razonable puesto que ni hay objeto que sostenga razones, ni hay objeto del que dar razón.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog