martes

feminidad, Antigona, feminicidio y otros asesinatos II

II

La feminidad tiene que ver con la incertidumbre, con el umbral de lo desconocido. La nebulosidad de una zona liminar entre lo biológico y lo humano. La feminidad tiene que ver con perfiles borrosos y cambiantes. La ambigüedad aquí no es más que una fluctuación, un palpitar producido por fuerzas desiguales que bailan juntas produciendo vida: sístole, diástole; noche y día… engarzados en difusos ocasos y auroras. La ambigüedad es la representación de esta existencia contradictoria, nada más. La feminidad es el engarce de una paradoja. La feminidad es un paseo por objetos deseados que se van ahuecando al paso del deseo ,convirtiéndose estos en puertas, posibilidades. La feminidad es el lugar de la erogenia. La costillas de la luz sujetan también mis pensamientos. El erotismo es un abismo para encuentros. Tan catastrófico, tan marino o tan primaveral como elijamos. La erogenia es anterior, es la biología comprimida en pliegues y formas balbuceantes, balbuceando placeres antes de saborear hablarlos. Vida en estado puro, es decir: conflicto
.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog