domingo

Diario de lo que no se puede decir (10-25 enero 2010)

La libertad tiene que ver con toda esa enorme diversidad de lo que no soy yo. Lo que me identifica está ahí fuera. He de hablar con mi interlocutor, dejarme encontrar por aquello que busco. Esto tiene que ver con la salud y con la física de partículas, con las voces del universo y con las células de mi cuerpo. Las construcciones de mi pensamiento descubren vestigios de su origen en lo que encuentran, en casi cualquier cosa que sale a su encuentro. Puedo reconocerme en el mundo que habito. Soy una pequeña constelación. De materia, de ideas, de emociones, de sensaciones, sistemas, mecanismos, relaciones... Una constelación que se mantiene cohesionada por unas fuerzas complejas de las que me siento orgullosa, que me otorgan conciencia, que me empujan y me recogen. A ellas me entrego con abandono y confianza.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog