sábado

La primavera ha explotado, aquí está la prueba


Mi parque está lleno de margaritas. Amarillas y blancas. Hace calor. Es un calor incertidumbre, porque está nublado, parece que es un calor lluvia. Me he puesto sandalias y he dejado el jersey en la percha. Ahora sacaré toda la ropa de verano de las cajas, y guardaré la de invierno. Esto es divertido: descubrir lo que ya estaba allí y se me había olvidado. Hago esto constantemente. Nada se inventa de la nada.

Los cambios son hechos significantes, notables. Hay cambios cada día. Cada día la vida empuja en mí y yo respondo. A veces con torpeza, a veces con más soltura. Es importante dormir bien y comer bien, aunque muchas veces no es suficiente.

Anoche no dormí bien. Me desveló el empuje da hacer cosas, el empuje de dibujar, hacer collages, experimentar, investigar, curiosear... Así que en lugar de andar con cara miserable todo el día, he decidido celebrar que anoche no dormí bien. Tampoco me salieron las cosas redondas del todo: lo que hice no me provoca saltos de alegría, ni fascinación, ni identificación plena, ni falta que hace. Eran las cuatro de la mañana y allí seguía yo: cansada, revolviendo cosas, como si se me acabara el tiempo, como si no fuera a haber día siguiente.

Cuantos más años cumplo, más ganas me entran de vivir otros cien años.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog