sábado

creia que hoy era un mal día

Creo que las obras de arte deben consolar, un poco. El mejor arte, la mejor pieza debería ser bifaz, como una moneda de canto que tienen tendencia a inclinarse hacia el lado que se ofrece al otro. Debería claramente mostrar su tendencia a inclinarse hacia la vida. La vida como hecho incomprensible y feliz, hilvanado sobre un deseo que busca más vida. Es un mensaje duro: mantener la felicidad (el deseo de vivir, a eso lo llamo felicidad: las ganas de vivir) a pesar de todo. Para mí es el mejor mensaje, es el que yo recibo del Arte (más allá de sus obras y de sus autores). Muchos artistas utilizan la dulzura o la apariencia tierna o gustosa interprtándola como parte de un semblante que nos seduce para inducirnos hacia la debacle capitalista. Yo creo que la forma amable forma parte de la paradoja: Muchas cosas son amables y no lo son. Esto no desmiente su amabilidad, solo es que las dos cosas están presentes. La potencia del arte debe empujar hacia la confianza en la vida. En las piezas, "los buenos" siempre deben ganar. Es como decir: miren, aquí hay ingredientes terroríficos y también maravillos matices de ternura; y yo me inclino por lo segundo. Ofrecer así una salida, para que cada uno la construya. El arte es un acto amoroso porque es un acto de generosidad, porque sí (como la vida es porque sí). Creo que esto se nos olvida. Supongo que para cada artista el arte será algo diferente, según qué tipo de objeto sea para cada sujeto. En mi caso creo que es el objeto de deseo. Es lo que el Arte simboliza para mí. Y no me refiero al arte institucionalizado, ni al culturizado, ni al anticultural... Me refiero a esa potencialidad que hace humano al ser humano. Una potencialidad hacia la vida. Eso que hace que podamos inventarla incluso allí donde existe pocamente. Eso que nos empuja a poner una margarita en una lata vacía y abrir un espacio para los mejores sentimientos en un escenario de muerte.A veces me siento muy sola con todos estos pensamientos sobre el arte. No escucho que nadie hable del arte en estos términos. Estoy hasta los pelos de oir hablar de capitalismo. Vale ya, porque nadie nos salvamos del pecado este. El único camino es que cada cual reivindique sus errores -si quiere o si puede- y produzca efectos en sentido contrario. Y es una tarea bien dura. Quizá por esto se dá tan poco. En esta vida debe de haber espacio para algo más que para opinar sobre el estado de las cosas. Ya lo dice el refrán: obras son amores y no buenas razones. Estoy hasta los pelos de esa actitud generalizada que consiste en coger las contradicciones propias y representarlas una y otra vez, convirtiéndolas en el argumento de una pelea existencial donde lo más amargo -propio- se disfraza de enemigo. De las contradicciones propias - y de las ajenas- ¡hay que reirse!. Reir hasta quedar exausta de la risa y poder así tomar otro camino, virar, vencer la gravedad. Incluirse así entre los malos, seguramente vacuna ante la maldad, la torpeza y la estupidez de la que todos somos portadores. El arte proporciona una oportunidad para abrazar amorosamente la contradicción y hacerla paradoja,porque la realidad es demasido compleja como para no reir, incluso del dolor que nos produce.

jueves

Vender mis producciones me preocupa. Le doy muchas vueltas y busco fórmulas para hacerlo constantemente.
Mi experiencia con las galerías con las que he trabajado ha sido siempre buena. Sin embargo, el llamado "mercado del arte" parece no conseguir movilizarme hacia sus filas de profesionales.
Me gusta hacer exposiciones, enseñar mi trabajo. Me gusta cuando alguien le gusta una de mis obras y paga por ella para llevársela a su casa. Lo que no me gusta es la desmesura, los precios que se vuelven imposibles porque hay que duplicarlos o triplicarlos para cubrir el margen del galerista y asumir el mercado... Entiendo que hacen su trabajo, pero yo no pinto para ricos, ni entiendo el arte como algo elitista, exclusivo, inaccesible.
Afortunadamente cada día más personas disfrutan adquiriendo obras originales, pequeños objetos que les conmueven que les alegran la vida, que les acompañan y hacen que se sientan mejor. Me gusta ese coleccionismo doméstico donde el criterio que se sigue es me gusta, donde el valor de las cosas se independiza de su precio.

Por todo esto he creado MI TIENDA http://www.helenaizatienda.blogspot.com/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog