jueves



Mutualidad, hermandad, agrupación, asociación, recíproco, correlativo, alterno... Hace unos días, hablando de una reunión de un grupo ciudadano, escuché un comentário que me pareció altamente interesante a propósito del liderato. Mi interlocutor comentó de pasada, como en este grupo no hay lideratos duraderos porque cuando uno de los integrantes del grupo se dá cuenta de que se está haciendo "lider", se retira discretamente en favor del grupo. ¿Podríamos decir que no hay líderes o que cada uno de los integrantes del grupo son líderes? ¿Querrá esto decir que puesto que no hay "alguien" a quien seguir, la iniciativa se reparte, la responsabilidad se reparte? ¿Que la confianza, la conversación y la crítica son imprescindibles? ...En Egipto, grupos ciudadanos se organizaron expontáneamente -y por lo visto no había iphones en algunos pueblos...- para vigilar los barrios y proteger los comercios de los saqueos. Cada vez con más frecuencia me sorprendo a mí misma conversando con una persona desconocida en la parada del autobus...

Me pregunto sobre la simpatía, la propensión hacia el semejante, la tendencia, la curiosidad por la vida del vecino (dejando a un lado los límites de la obscenidad), la búsqueda de la afinidad, las ganas de hacer cosas juntos, la discusión como vínculo... eso: esta necesidad de vínculo. Esto no es una cuestión de "buenas personas" es más bien la condena humana. Llena de complicaciones. Y me gusta pensar que es algo en lo que confiar, cada vez mas. Que la libertad no existe sin la solidaridad, sin la mutualidad, sin las pequeñas "locuras" acompañadas. Que lo de la "individualidad" es un cuento que alguien contó...para asustarnos, interpretando la imprescindible intimidad siempre solitaria, como un frío e irresoluble aislamiento que satisfacer...

2 comentarios:

jag. dijo...

Querida Helena:

lo de la simpatía y la solidaridad es el recurso sabio que tienen nuestros conglomerados celulares para recordarnos que nuestra percepción de individualidad es una ilusión o un prejuicio. Todo es todo, y el que hagamos conjuntos con nuestras percepciones no son más que trampas y limitaciones que nos imponen nuestras mentes, nuestra educación, etc.
En realidad no hay diferencias entre personas, ni entre personas/animales, ni entre personas/gases. Todo es todo, y lo que llamamos Yo es un ingrediente más de un potaje cósmico, que aporta un mínimo de sabor y textura. Todo es ingrediente, cocinero y comilón. Cuando buscamos contacto con la gente (o con todo) no hacemos más que afirmar nuestra naturaleza de parte insustituible del todo.
Besos.

helena dijo...

¡Viva nustros conglomerados celulares! ¡Viva la función más compleja de todos ellos! ¡Viva lo prescindible e insustituible que somos!... ¡ole, ole...!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog