lunes

Estoy gustosamente enredada en muchas cosas. Parece que por fín he consentido que todas mis cosas colapsen en el mismo punto, he permitido que todas se relacionen. Me esforzaba por separar mi trabajo en los Talleres de Arte, del arte como trabajo personal en mi estudio, del arte en las relaciones sociales, en el amor... Creo que por esta manía que tengo de intentar "ordenarme". Como si pensara de mí que soy desordenada en todos los órdenes de mi vida y compartimentarlos fuera a ayudarme. O como si quisiera ponerme a las órdenes de un orden exclusivo o... No sé muy bien qué significado le habré estado dando a este "ordenamiento" sospecho que era un residuo de alguna necesidad de separación y control. Como si abandonar esta vaga y molesta voluntad de orden, fuera a tener como consecuencia una pérdida de control que no podría permitirme, algo fatal, algo temible. Creo que he estado vinculando también algo relacionado con el estilo. Como si pensara que para mantener una unidad de estilo, hubiera que dedicarse a ella exclusivamente, manteniéndola "pura"... o algo así.


He dejado de esforzarme. Me he rendido a la evidencia de que no quiero "órdenes". También he dejado de exigirme, ni pedirme... creo que prefiero darme: en los varios sentidos de la palabra, en sus direcciones diversas. Me siento mejor. Como más libre, más confortable.


Estoy y soy desordenada. Solo puedo hacerme responsable de ello.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog