martes

La inquietud que va y viene...

A vueltas con los mismo.Y es que el escenario de las galerías de arte y este "mundo del arte" no me conquista, ni me llama, ni tira de mí...mas bien todo lo contrario: me echa para atrás con la fuerza de un viento huracanado. El asunto sigue dándome un frío de muerte. Y eso que mis experiencias han sido agradables. Y sí me gusta que me inviten a exponer en una galería (más aún si se trata de experiencias amables, cercanas... y sí me gusta planear y hacer exposiciones... ¡Me encanta! El Arte me gusta, me apasiona.
No hay nada malo en que una obra de arte valga una cantidad astronómica, ni hay nada malo en que se haga un negocio a su alrededor...¿o sí? ¿o sí hay algo rechinante en ello? En que sirva para especular, como valor de cambio al alcance de unos pocos, para lavar el dinero, como fetiche extraviado, como objeto que representa un status, una posición, un "gusto", un glamour, una "cultura"... Soltar en la realidad objetos en condiciones de ser tratado, especulado, engordado, adelgazado, envuelto en oro, colgado en el salón de un asesino, regalado a un traficante de armas, deseado por un nuevomillonario sin alma., convertido en diamantes de sangre, lavado por una fundación católica, recuperado a la vida pública por un museo...
Bueno, quizá estoy razonando con cierta omnipotencia porque yo no vendo ni taba (me podrán decir)

No hay nada malo en que alguien quiera pagar por un cuadro, y lo quiera pagar carísimo. No digo que vender cuadros sea malo (valga esta aclaración para desarticular posibles tergiversaciones). Me pregunto por esta identificación del valor del arte a su precio. Me pregunto sobre la responsabilidad de los artistas en estas formas de divulgación del arte que parecen interesadas unicamente en asimilar valor y precio. Me pregunto si habrá otras formas de relacionarnos con el hecho artístico, de participar en él. Me pregunto si las nuevas formas de distribución y de propagación de los trabajos particulares de miles y millones de artistas repartidos por el mundo, posibilitará otras estrategias de relación entre artistas, con las obras, con los destinatarios... No me refiero a "vender por internet", sino a conocernos, ver lo que hacemos, intercambiar cosas, hablar de lo que hacemos... enseñar y aprender. Me refiero a que quizá tengamos por delante el trabajo de incidir en los valores mas reales de un comportamiento humano universal. El arte está en la raíz de todo lo que nos une y me pregunto si esto no será más importante que los precios. Si no será mas importante reivindicar el sentido particular de la creación artística, descolonizar el arte de los significados de la cultura, rescatar los procesos de creación como la posibilidad para una subjetividad radical necesaria...

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog