viernes

Impresión y dibujo
Me pregunto sobre esa especie de "estilo a la cuántica" en cuanto a las elecciones un poco aprendido del inconsciente y que parece progresar por desbordamiento. Es decir: optar por todas las posibilidades y a ver qué pasa, hasta cuando dura, por donde explota, cual se cae la primera... por qué caminos circula mejor el deseo. Porque el raciocinio tiene sus limitaciones y en mi opinión hay que echarle una manita con otras cosas (no me refiero a tirar monedas al aire, sino a atender a los barruntos, las intuiciones, las sensaciones...) Pero elejir "a la cuántica" no se puede todas las veces. Muchas hay que elegir a la "esto o aquello".Elegir siempre es una pérdida y que servidora siempre falla, en primer lugar porque dejo lo que no elijo (fastidioso siempre). Hace poco hablaba con unas amigas de esto:elegir, (y planear)siempre es un fracaso. Nada sale redondo, ni ideal, ni maravilloso... a no ser que en mis elecciones deje un espacio suficiente al caos, a la sorpresa y a lo aleatorio (¿al inconsciente, al otro semejante, al vacío...?).Es decir: que mis elecciones ¿casi no lo sean?. Las disimulo, las silbo, las despisto o algo así.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog