martes

La mayor ingenuidad consiste en ignorar que el otro posiblemente sabe algo que yo no sé

Seamos fuertes y maduras...

Aceptemos la injusticia, la agresividad, crueldad y violencia del capitalismo porque eso que no nos gusta mirar, es el precio que pagamos por las ventajas que este mismo sistema nos proporciona: si queremos vivir en la opulencia -o sin pasar calamidades fundamentales- hemos de aceptar las condiciones que el capitalismo necesita para desenvolverse. Este parece ser el menos malo de todos los sistemas de convivencia y administración de bienes. Parece el mejor adaptado, el mas extendido y el mas deseado por las ciudadanías de distintas sociedades: muchas personas emigran de sus paises para disfrutar de nuestras ventajas. Vienen a nuestras ciudades con la experanza de vivir mejor. Vienen al capitalismo. Vienen a la democracia. Vienen de paises democráticos y de otros que no lo son...Vienen: algo bueno tendremos nosotros que otros lo desean. Y las alternativas al capitalismo propuestas en el pasado son mucho peores: stalinismo, koljos, comunismo soviético... y todas las debacles de los "capitalismos de Estado"...


Lo que resumo groseramente en el párrafo anterior son ideas que veo brotar a mi alrededor como una crítica a la monumental "pataleta" que significa el 15M. La pataleta del encuentro en el malestar, la fiesta en el malestar común y en la impotencia que exige dejar de serlo.


La democracia puede ser el menos malo de los sistemas, si realmente opera según su guión. El capitalismo puede que sea la más factible de las formas económicas modernas, porque los grupos humanos somos cada vez mayores y el mercado no es como en el siglo XVII. Pero la combinación entre un sistema económico que necesita doblegar a las instituciones políticas hasta desarticular sus principios, junto con una democracia que no impone sus condiciones para regular este empuje...es otra cosa, es lo que tenemos. Y me pregunto si prefiero vivir con lo justo a dejarme secuestrar por la presunta responsabilidad sobre algo que no forma parte de mi deseo (en el supuesto de que pudiera elejir sobre este asunto, cosa que no puedo hacer, ya no). No necesito ningún lujo y prefiero viajar en autobús, si mi lujo supone la exclavitud de otra persona. Y me contestan: "pero es que para que esa otra persona pueda vivir, solo puede hacerlo exclavizándose a tí..." Y yo contesto: "pues entonces estamos haciendo algo mal, muy mal...extremadamente mal" Me dicen que tengo que madurar, dejarme de ingenuidades y admitir que estamos como estamos de calentitos en nuestras casas, entre otras cosas porque traemos a la espalda un pasado de cruel explotación de otros. Esto es así, forma parte del ser humano y de su naturaleza. Renegar de ello es una forma de infantilismo o algo peor, me dicen.

Debo gratitud a mis progenitores, a mis abuelos, a mis ancestros. ¿Significa esto que tengo que asumir la responsabilidad de aquellos actos suyos que no comparto y que jamás hubiera yo llevado a cabo? ¿Si por mí hubiera sido viviríamos alrededor de las fogatas y nos moriríamos de una infección de oidos, porque no soy capaz de poner en pié un mundo imaginario en el que para crear horizontes de bienestar, haya que someter a otro? Este planteamiento me indica que no tengo elección, que me habría extinguido, que el ser humano es así: construye sus relaciones siempre según esquemas de poder y sometimiento. O mi deseo o el deseo del otro; o tú o yo. No me lo creo.


No me lo creo porque soy capaz de experimentar otras cosas y porque veo a mi alrededor y con una frecuencia cotidiana formas de relación basadas en el afecto, en la admiración y en un respeto que no tiene tintes de sumisión. No me creo las relaciones de poder como algo "propio de la naturaleza humana". La realidad en la que vivimos en un maravilloso invento que nos ha costado poner en pié. Un invento a base de ideas inventadas, una construcción cultural. Vale, yo las acepto y me siento orgullosa y avergonzada de mi estirpe, a partes iguales. Ninguna construcción cultural es verdadera, sino conveniente o no. Beneficiosa o no para un fín. ¿Cual es este fín?... ¿Cuantos fines hay?


La mayor ingenuidad consiste en ignorar que el otro posiblemente sepa algo que yo no sé.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog