miércoles

Cuento instantáneo sobre el papel del arte en la gestación del ser humano tal y como lo conocemos en el momento presente.

Un día iba un ser humano caminando, cuando de repente: ¡zas! Cayó en un profunda sima oscura. Vagó por la oscuridad total durante muchas horas. Durante ese tiempo tuvo alucinaciones extraordinarias que le causaron una profunda impresión. Después de horas de vagabundeo, por fin encontró la salida.
La experiencia le resultó tan extraordinaria y placentera que este ser pasó miles y miles de años internándose profundamente en las cavernas, solo y frecuentemente en compañía de otros.
Otro día de la prehistoria, este ser alucinaba libremente en el interior de una caverna. Intentando tocar la extraordinaria sustancia de sus alucinaciones, estiró hacia ella el brazo, la mano, el dedo…Y señaló aquella figura para su propio deleite. Accidentalmente durante esta arrobadora actividad, su dedo encontró la pared. Alarmados por la tardanza sus congéneres entran en su busca pertrechados con antorchas. Al salir algo nuevo y también extraordinario aparece: la marca en el barro fresco de la pared.
La experiencia le resulta tan intrigante que este ser pasó miles y miles de años en la profundidad oscura de las cavernas, trazando sobre sus alucinaciones en las paredes, solo y frecuentemente en compañía de otros.
El tercer día de la prehistoria, este ser que alucinaba en la oscuridad y trazaba sobre la pared, comenzó a experimentar algo más extraordinario aún: ya no necesitaba la total oscuridad para alucinar y además, podía hacerlo a voluntad. Esto le causaba tanto placer, que se pasaba el día trazando por todas partes sobre sus propias alucinaciones. Pasó así miles y miles de años. Solo y frecuentemente en compañía de otros.
El cuarto día de la prehistoria, todos los seres humanos alucinaban a plena luz del día y a voluntad y trazaban sobre sus propias alucinaciones, las comentaban y comparaban, inventaban también historias de sucesos en los que estas figuras aparecían… Discutían sobre sus orígenes, inventaban sentidos, se interrogaban sobre ellas… Esta actividad ocupaba todas las horas del día. Los trazos y dibujos empezaron a invadirlo todo: los utensilios de cocina, los cuerpos… Los comentarios, historias invenciones sobre todos estos dibujos y trazos se convirtieron en la actividad favorita de nuestro ser humano. Todo esto le resultó tan, tan placentero que pasó miles y miles de años viviendo así y en compañía de otros.
En el quinto día de la prehistoria, los trazos sobre las alucinaciones eran ya dibujos, y los dibujos tan comentados, tan protagonistas de miles de cuentos y sucesos extraordinarios, eran ya imágenes. Las imágenes eran el centro de la vida de los seres humanos, hasta tal punto que fabricaron paredes especiales solo para poder dibujar a lo grande, crear imágenes y reunirse y charlar sobre ellas, contar historias, bailar estas mismas historias frente a ellas, deliberar, hacerse preguntas en común a la luz de las imágenes, crear otras imágenes, inventar ideas sobre ellas…
Esta actividad le causaba tanto tanto placer, que los seres humanos estuvieron así miles y miles y miles de años...
Estas actividades causaban tanto tanto placer, que los seres humanos estuvieron así miles y miles y miles de años: siendo seres humanos sumergidos en su producción más original: arte.
El sexto día de la prehistoria vinieron unos que dijeron que sabían explicar las imágenes, los bailes, las historias… Dijeron que eran suyas y que se las tenían que llevar. Lo secuestraron todo. Los seres humanos se quedaron muy tristes y abatidos. Los ladrones se dieron cuenta del poder tan grande del arte. A partir de entonces lo utilizaron para sus propósitos completamente distintos a su origen. Desde entonces nos dicen qué imágenes son buenas y cuales no; qué historias son las buenas y cuales no debemos escuchar; al ritmo de qué son hemos de bailar… Desde entonces, vacían el sentido profundo de la creación artística y pretenden llenarlo de los contenidos y mensajes que legitiman sus poderes. Pero también desde entonces, muchos sabemos de esta trampa.
El séptimo día de la prehistoria unos amigos de los secuestradores se inventaron a Dios, y dijeron que estaba descansando después de haber creado el mundo.
¡Já, ja, já…! ¡Qué risa!

martes

Dibujos de los martes


Pasamos unos ratos muy buenos los martes por la tarde. Cada uno y cada una hace lo que quiere. Salen imágenes maravillosas y divertidisimas.  Nos reímos bastante. El ambiente es muy agradable y los resultados sorprendentes: nos sorprendemos de lo que podemos hacer.
Me resulta difícil transmitir en unas líneas lo que me gusta este taller. Me encanta dibujar entre quien dibuja. Aprendo enormemente de su "no-saber" dibujar y de que no les importa, de la espontaneidad  en el abordaje del trabajo, la superación de los prejuicios, del efecto de la sorpresa...

Resumen del viernes

Ultimas locuras en el foro, cuentos de terror y misterio: "Espe" dice que si en el partido de final de copa, la gente silba al príncipe, o lo abuchea o algo así, habrá que interrumpir el partido y/o celebrarlo a puerta cerrada. Mientras tanto el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, autoriza la manifestación ultraderechista convocada para ese mismo día. "Cospe" aplaude con las orejas (que, por cierto: no le faltan).

He subido mi Klimanjaro personal con bastante soltura, pero no con ese empuje que me caracteriza, ese mal de altura que tanto me gusta, ese que me insta a subir sin botas los últimos mil metros y llegar con los dedos congelados una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez...en un bucle aparentemente interminable.


Pulpa comericos

El ambiente me inspira ciertas ganas de destrucción de ciertas cosas. Me alivia inventar formas de representación de esta destrucción. Ultimamente mi forma favorita es el aplastamiento, devoración y digestión ácidas. Vale cualquier cosa: una persona codiciosa hasta de su propia m.....rda; un avión inpagable con billetes subvencionados, un coche superpotente que solo puede ir a cientoveinte...


Pulpa degestiva

En el Planeta Tierra, de los detritus (restos digestivos) de todos los animales, más o menos, antes o después crecen las flores (en el planeta de Alien no pasa esto).

lunes

Un misterio espeso y negro

Un misterio  porque no encuentra palabra que lo traiga al presente, espeso por opaco e inpenetrable, negro como pensamos  las profundidades hasta las que la luz no alcanza... Este que se derramaba, del que salen palabras y personajes que lo cardan y lo ovillan y lo tejen en palabras..
.Ultimamente aparece por su cuenta, hasta convertirse en un ser tentacular, un pulpo cambiante -enorme o minúsculo- con un número incierto de tentáculos, múltiples e inpredecibles, tres o cientos... 
Y de repente todo ha cobrado sentido. He recordado todos aquellos "Pulpos y Medusas" de los que tanto habla  Casilda Rodrigañez; las formas de la voluptuosidad de la vida buena;  la vida que es pura libido y la libido que es pura vida y el amor que las domestica hacia la luz de lo que puede; la sexualidad y el deseo de la mujer que no se asienta en el "tener" ni en el tamaño, sino en la falta en el no tener y en el don.
Y me encuentro dibujando cosas que resultan ser el don mismo devorando excesos, enlazando personas, aplastando y digiriendo coches, sirviendo como renglones a las palabras, cuestionando y reconstruyendo identidades, penetrando entre las células, transitando entre la vida y la muerte....

viernes

I+D+i de formas de vida, etica "agonal" y otras maravillas


 "ARTE, SUJETO Y DECRECIMIENTO" se llama el artículo de Ramón Salas que tengo el gusto de estar saboreando estos días. 
Entre otras cosas el autor hace un iluminador repaso de las interpretaciones culturales de lo que llamamos "sujeto". Propone coherencia frente a identificación y una ética agonal de la existencia, cuyos efectos formales serían la consecuencia del trabajo cotidiano de la libertad: "el conjunto de las actividades sobre uno mismo, que dan a ver una forma". 
Me gusta muchísimo estas ideas que rompen con las de identificación como condición para insertarse en la cultura. Es efectivamente al revés: son los procesos desidentificatorios los que posibilitan la distancia crítica posible como para poder elegir, es decir: para poder ejercer la libertad. 
Ramón Salas comienza a escribir sobre  el carácter ejemplar de la experiencia artística (en el contexto de sus reflexiones):


"De ahí el carácter ejemplar de la experiencia artística, que implicaría: agudeza perceptiva 
(percibir en lo concreto sus implicaciones); un trato activo con lo múltiple que se concreta
en una forma (hacer algo necesario a partir de la contingencia) basada en elecciones 
coherentes en un sistema de gran complejidad; un incesante trabajo ascético de gobierno 
(un ejercicio que un sujeto realiza sobre sí) guiado por el afán de perfeccionamiento 
(autonormativo, compromisorio pero gozoso); con.figurar una instancia individual sobre 
un fondo intersubjetivo; la modificación de los puntos de vista y los gustos (habilitar un 
interlocutor con capacidad de evaluar y atribuir valor); en definitiva, la invención de
posibilidades de vida y modalidades de subjetivación en el marco de la economía general 
de intercambios" (...)

Añado que  el carácter ejemplar de la experiencia artística  implica también estos procesos, puesto que se trata de un trabajo reflexivo (de reflejo en un "espejo": el lugar de la representación) a base de  constantes identificaciones y desidentificaciones.  A fuerza de estas se crea  y amplía ese espacio imaginario necesario para esos mismos procesos y para el siguiente repliegue: el pensamiento simbólico.

El conjunto de mecanismos, procesos complejos y consecuencias de la creación  y de la experiencia artística constituye el reflejo paradigmático de la humanidad: su capacidad imaginaria y simbólica. 
Entretenerse con experiencias artísticas significa una exploración del tuétano de los valores fundamentales de la originalidad humana: la intersubjetividad, la reflexividad, la capacidad asociativa, capacidad autonormativa... evaporados todos ellos de  nuestra biología milenaria: neocortex, complejidades perceptomotoras,  capacidad fonatoria, posición erguida, pulgares libres...etc, etc, etc...  Estos cambios biológicos fueron acercando aquellos valores durante miles y miles de años (y viceversa),  y el desdoblamiento imaginario (imágenes que son lo que veo / imágenes que no son lo que veo / imágenes producidas por mí) posibilitó una experiencia  que se prolongó  durante otros miles y miles  de años. Este juego gozoso y placentero de velocidad geológica (es decir; lentíiiisima en relación a nuestras ideas contemporáneas de velocidad))  desembocaría en   el significado, el símbolo, la palabra... 
Es decir: la experiencia artística  es nuestro fundamento y es anterior a la cultura, por esto puede ser ejemplar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog