sábado

poemitas

                   Este dibujo lo he hecho con una cámara lúcida. Es la cosa más parecida a dibujar fantasmas. Muy  divertido y difícil también cogerle el punto.
                   Intento dibujar sin levantar el bolígrafo del papel. Espero una fluidez parecida a la de los hilos...




una puerta
tapizada con viejos mapas,
enamorados
en tono más suave,
el poeta
doctor en voluptuosidades
con leve gesto
y hasta el corazón

·········

las mareas,
piloto de naves que bogan niña adentro.
había corrientes
sentimentales prestadas por el poeta.
por la atracción de los astros,
espectáculo, genial
de buscar al azar una explicación cualquiera

..........

DEL MAR
con su también
delicioso poder de ausentarse
el amor,
aunque sea de soslayo,
sino todo
así, ahora, nos conviene
el amor,
DEL OCEANO

............

morderse las pestañas
una ocupación
de un viejo capitán ballenero
geógrafo de ríos
fue bravo
SEGUNDO

..........

reinó un instante de silencio
lo mismo que hizo a menudo
del amor en amor,
reina una calma absoluta
¡Seguidme!
el amor,
vive en una isla próxima

........
amor
los principales agentes
de esta circulación son tres:

el primero y mas importante
es el calórico, la radiación

el segundo, no menos importante,
y tal vez mas, es la sal.

el tercero es la animalidad,
el infinito viviente


viernes

El amor es la dilatación de los misterios




Caricia, halago, corroboración, mimo...El amor fluye entre fulgores luminosos que se persiguen, suben, bajan, se agrupan, se confunden, se separan... Nuestra alma descansa en los grandes brazos de un animal oscuro que no brilla, materia opaca de la que no sabemos pero que nos bulle.
Ahora entrevemos en qué consiste el amor, agua de amor, no luminoso manantial de la vida, tibio y constante que se enfría con la muerte y se inflama con la pasión.
Deseamos la pasión a modo de faro que alumbre espacios inmergidos para sacar a flote asterias fosforescentes.
Deseamos la pasión como deseamos la sed, para que el agua se nos funda en el cuerpo como un alma ajena que nos rescate de ese empuje.

El amor es la dilatación de los misterios.

Cuentos instantáneos I


I.
Aquel hombre largo, era despedido de la luz por los cascos de los caballos, como si estuviera aprisando la roca mas alta y mas gris de sus mejillas.

II.
Ese hombre cansado que goteaba en el interior de su comercio, entre las grandes plantas. En las enormes salas telegráficas sin puertas de cualquier ruido.

III.
Las convulsiones de su lápiz ejecutaban su atención. No tenía porqué hablar de papeles sueltos. La noche grande y necesaria, gritaba, negra sobre su cerro luminoso.

IV.
Vivía sin fijar totalmente el crepúsculo en su cuerpo.

V.
Golpeó varias veces su lección de placer, hasta que -de puro asombro- un torbellino oscuro lanzado a toda velocidad avanzó a paso minúsculo. Su canto iluminado llegó a las afueras de mi alma.

VI.
Mi alegría distingue otro huésped: la noche. Se cierra ante el impetuoso paso de mis ojos formando un jardín de oscuridad. Subo por la escalinata entre el fresco follaje y la bruma cálida de las horas. El asombro se entromete y me guía hacia los fantasmas.

VII.
Las primeras palabras fueron dentro de su cuerpo, hasta su boca. Pasado un rato, el principio se volvió inesperado y de particular urgencia. Salió como beso ardiente.

VIX.
Exclamó avellanándose en la opresión. Durante largo rato la voz hablaba y abandonaba luego al sirviente.

X.
La noche clara, con esta luna llena, quedó abierta para todos. La amable oscuridad desvela una  lumbre amarillenta, delicada y firme. En aquel cuento siempre era de noche, siempre había velas y muchas sombras sobre las que inventar historias.

XI.
Se oyó el canto de un pájaro de luz de luna, dijo:
naturalmente hay pasillos en la realidad, naturalmente pasillos interminables con interminables puertas, con y sin raíces, predecibles e impredecibles.

XII.
Yacía allí, sumido, con los párpados lisos como una pista de equitación. Desparramándose sobre la tarde cuando él llegaba.

jueves

El amor se presenta como delicioso




Enamorarse en un talento, esa visión de lo amable, como una creación oceánica que se mueve porque sí.
Un "si" que es la respuesta a cantidades de caos dilatadas, estelares, cósmicas, combinadas en sucesos irrepetibles que algunos llaman "Dios". Yo lo llamo: "un viento muy fuerte".

Enamorarse sin objeto, de la nada, del deseo, de la vida. Amar la satisfacción que produce amar.

Enamorarse tiene bigote en todas partes, barbas: un mar de antenitas, patitas invisibles que ondulan con suavidad, arrastrando al cuerpo tras de sí, arrollando todo lo que no tiene importancia. Olas de estima blanda y dulce, contra barcos destrozados por otras furias.

En el amor hay algo que nos empuja desde hace miles de años, algo anterior, algo mamífero. Como en el arte es la forma, la que nos empuja desde hace miles de años, me pregunto qué será en el amor. Un empuje que pude obrar maravillas y milagros. Un misterio luminoso, blanco, enorme... Solo puedo alcanzarlo (rozarlo solo, quizá) rompiendo todas las sintaxis, las semánticas... revolviendo el lenguaje en torbellinos de extrañeza.

Desde mis órganos y  de los rincones más oscuros de mi cuerpo, se evapora el amor, alimentándose de todos los instantes.




domingo

Indescriptible, in-escribible

Estamos acostumbrados a llamar a la Historia con signos invertidos.
Pero nos convienen más los pequeños pasos trascendentes.
El optimismo es un imperativo moral.

Se proyecta lo que no somos.
Andamos subyugados por nuestra inmadurez.
El cinismo es una epidemia, una excusa para la pereza, una costumbre cultural, una moda dañina.

La cultura de consumo nos proyecta encima el fantasma de lo que no somos, nos describe, nos escribe en su libro.
Lo que somos quedó enterrado en las variantes de un debate irreconciliable que se busca y se alimenta.

Pero los círculos enigmáticos de lo que somos, asaltan esta literalidad fantasmática, socavando sus murallas de papel mojado.

El optimismo es una obligación moral








sábado

Arte contra cartesianismo, y otras percepciones II






VIII.

Tuvimos oportunidades para hacer crecer varias Historias y elegimos solo una. Perdimos de vista la obsesión por las nimiedades y construimos una Historia que es la Historia de las excepciones. Una Historia excepcional, llena de seres excepcionales y de héroes.
En todas las ocasiones.

VIX.

La asombrosa complejidad de la pulpa de nuestra naturaleza que es nuestro cuerpo, late como colofón, en las diminutas motitas que se organizan en nuestro cerebro. Titilan como estrellitas. Estamos coronados por su luminosidad y su caótico orden, y sus relaciones sociales. Relaciones de las que nosotros somos consecuencia. Nuestros "reyes estelares".
Productoras de ambigüedades jugosas que representan miles de posibilidades simultáneas capaces de producir y satisfacer ideales diversos. Nos hacen vivir en un misterio de infinitas soluciones.
Este poder evocador puede ser prodigioso (en todas sus opciones):

Siempre se debe dejar algo a la imaginación, sobre todo la última cosa (Shopenhauer)

X.

La forma está en el artista que se encuentra con la materia, que juega con ella, en el espectador que la disfruta y que extiende esa forma como una mantequilla sobre el pan de su día:  despliega otras formas.
La mayoría de las artistas y algunas pensadoras siempre han tratado el arte como lo que es, a pesar del paso de cada momento cultural. Han sentido y seguido sus empujes y mecanismos. Viajamos hacia la infinitud de las nimiedades, las metáforas redondas y los fenómenos escurridizos.

miércoles

Arte contra cartesianismo, y otras percepciones

I.

De un modo espontáneo sabemos que el arte puede considerarse  doblemente como elusión de la cultura y como una forma de hipérbole sobre el papel de la cultura. Esta es una paradoja  propia de la creación artística e imprescindible para que esta se dé.

II.

Contra espacios cartesianos:  mapas perceptuales.

III.

La visión corporal descubre objetos, inventa objetos a partir de los conocidos utilizando el dibujo para alejarnos de la literalidad de la letra. Alejarnos del pié de la letra. Alejarnos de los pies de los caballos.

IV.

Una consecuencia abundante, uno de los efectos de la literalidad de la cultura del consumo es que establecemos con ella paranoias recíprocas que no dejan de repetirse, que la alimentan.
Cuanto más ebrios de poder, más se estrecha el círculo "realista".
Definiciones de la realidad saltan por doquier, como conejitos, como cervatillos. Este delirio no puede distinguirse de la causa de la eterna creencia en el cartesianismo. Esto es dañino y peligroso.
Todo es una cuestión de medida. El enorme peso de la cultura de lo razonable , lo cartesianamente ubicable, confunde deliberadamente la iluminación de los hechos. Esto es especialmente cierto en las esferas  de la intimidad, en nuestra capacidad innata para  la invención de respuestas a la vida. Ese saco sin fondo forrado de piel humana llamado "subjetividad".

V.

El cerebro es el responsable. Nuestra biología es la responsable. El cartesianismo carece de la energía vital suficiente,  no hay caos suficiente, ni aleatoriedad suficiente en él, ni posibilidad anatómica de conexión con lo real, con esta obscuridad que se nos hace invisible, no contacta con mi biología: se evapora de ella.
Hace cientos de años que consideramos a nuestra naturaleza como a un enemigo: queremos vencerla, cambiarla, mutilarla, monstruificarla, extenderla, reducirla, someterla...Pocas veces la cultura ofrece celebraciones de nuestra naturaleza, en singular o en plural, sin someter ni juzgar nuestras interpretaciones personales para ella. Celebrarla utilizando aquello que nos hace humanas: la imaginación, el pensamiento en la forma, mas originariamente: la forma como pensamiento.

VI.

En muchos aspectos los conceptos abstractos del cartesianismo no hacen justicia a la diversidad de fenómenos cognitivos que nuestro cuerpo inteligente despliega a cada minuto.
A menudo lo circundante se torna en un universo-espejo en el que buscamos y dibujamos imágenes de nuestro reflejo. Lanzamos formas, como sondas que alimentan el sónar de nuestra identidad. Lo hacemos simplemente utilizando nuestra imaginación desde la espesura de nuestra obscuridad biológica.

VI.

La cognición, más allá de la semántica cultural se nos hace esquiva porque su horizonte nos resulta perceptivamente infinito, inalcanzable, imposible... y esto deviene en angustia. Una angustia cultural: en el gozne entre naturaleza y abstracción.
Pero si hacemos de la abstracción simbólica un ejercicio singular y lo recosemos de nuevo en nuestra originalidad biológica, podemos alcanzar más allá, mucho más allá: ensanchar la cota humana. Esto supondría sustituir la importancia de la ciencia, por la de la poesía; sustituir los oligopólios por campamentos musicales; sustituir la televisión por el dibujo.
Las limitaciones de nuestra capacidad para crear son las pantallas, el interface con el que la cultura de consumo nos ofrece su mano, sus múltiples brazos fríos.

VII.

La psicología convencional y todos los campos "psi" que se han encerrado en los edificios de sus escuelas nos ofrecen meras explicaciones evidentes. Es decir: amamantar al bebé tirano que es la cultura del consumo con recetas adaptativas que llenan los estantes de "autoayuda" de todas las grandes librerías.
Y nuestra cognición se rebela constantemente. Porque la complejidad biológica que nos hace humanas viene empujando por detrás desde hace más de cincuenta mil años. La forma en versíón humana, en su diversión humana, estaba aquí antes que nuestra conciencia sobre ella. Tuvimos que dibujar mucho, durante miles de años, para inventar esta conciencia, autoconsciencia, policonsciencia. Tuvimos que dibujar muchísimo hasta convertir el asombro, la alegría, la soledad, la tristeza...en un espejo pulido en el que nos miramos.







LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog