viernes

Artista, sueño contigo

La artista con la que sueño se sitúa en contra del dolor y en contra de la devastación que causa la actual voracidad capitalista. No participa en ella, no se provee de ella, no bebe en sus fuentes.
La artista con la que sueño colabora para frenar la locura colectiva, pone trampas a las inercias culturales en su vida cotidiana, contagia a los demás su pasión y su visión, su vivencia artística.
La artista con la que sueño es radical en la tarea cotidiana de rehabilitar el lugar del arte como conquista humana fundamental, en su tarea de avanzar hacia un horizonte bonacible imaginado sin desmayo.
La artista con la que sueño ahonda en su subjetividad más radical, paliando su dolor con sus creaciones, podando las ramas por las que trepa su narcisismo, cultivando su propia desidentificación, ahonda el caudal del flujo creador,  trabajando en paradoja y diálogo constante con su nombre propio.
La artista con la que sueño redescubre los lugares originales del arte, los ama, los reivindica.
La artista con la que sueño cultiva con su trabajo las formas de felicidad de las que somos autoras desde el albor de los tiempos, aquello que es la base de nuestra naturaleza humana, las capacidades que nos sostienen en la vida realmente: la creación, la invención, las imágenes, la música, los relatos, el humor, el ritmo,  los debates, las discusiones, la fiesta, el amor.
La artista con la que sueño rompe el lenguaje con la poesía para dar la palabra al gozo de vivir, para hacerlo presente y consciente. Lo piensa como imprescindible, compartido, inevitable. Un gozo bonacible, necesario en cada momento.
La artista con la que sueño crea en connivencia con la naturaleza, empezando por su propio cuerpo: juguete para el misterioso disfrute de la vida. No se aplica en adaptarse a la cultura, sino en adaptarse a la vida.
La artista con la que sueño vive las relaciones desligándose del sometimiento al deseo del otro, consciente de que hay otras formas de relación más ricas: el intercambio de ideas, de emociones, la experiencia compartida de la creación, el amor.
La artista con la que sueño sabe que  el sometimiento al  deseo del otro - ese sobrevalorado deseo- es la piedra angular de la voracidad canibal de este momento de la Historia. La piedra angular sobre la que se sustenta la conceptualización como mercancía de todo lo que nos es querido y precioso. Aquello que nos consume al consumirlo.
La artista con la que sueño colabora, escucha, goza con otros, sufre con otros, inventa junto a otros, se alegra junto a otros, aprende de sus palabras, de sus acciones.
La artista con la que sueño habita en lo heterogéneo, en la heterodoxia.
La artista con la que sueño abandona la literalidad de las palabras y fuerza el lenguaje para referirse a lo ignoto, hacia su laberinto, hacia la oscuridad opaca desde la que  madeja valores humanos aún por descubrir.
La artista con la que sueño no crea para nadie en concreto, sus obras no tienen otro destinatario que la humanidad.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog