viernes

la vida en mi





Hay un deseo, una parte de él, que no se deja impresionar por los espejos, ni se deja impresionar en los espejos. Eso es el deseo y  eso es la Vida en mi. Vida que no suspira por las imágenes: las crea y las atraviesa, porque la vida circula por sus imágenes sin detenerse en ninguna; ni se detiene demasiado tiempo en los objetos que la testimonian, porque no le entretiene, ni le gusta agotarse en los objetos. La Vida que empuja un deseo asociado a una pregunta, a una duda,  a un no saber. Vida  asociada a la ausencia de certezas, a la vulnerabilidad, al desvalimiento frente a la muerte (¿es este deseo quien la galopa, quien la hace valer su precio?). La vida está en el deseo y el deseo  está en mis trabajos, en el obrar del arte, en su constante regeneración. Es la Vida empujando el deseo aquello que posibilita el darse a ser en la creación. No hay creación sin deseo. Algo más entra en juego: esa pregunta, la duda, el no saber sobre la vida  o sobre la nada. Es posible que el deseo no exista como tal hasta que se encuentre en ese límite: lo no sabido. Es posible que el deseo no exista como tal hasta que se encuentre en ese límite con algo más de Vida.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog